Entrecanastaycanasta.com
RESPUESTA A LA CONSULTA

¿Qué método de entrenamiento es el más adecuado en las etapas formativas?

El aprendizaje sintético o total procede del todo a las partes, es decir, se aprende el movimiento completo hasta su dominio, revisando la actividad completa cada vez y se repite tantas veces como sea necesario.

El aprendizaje analítico es la práctica de las partes o gestos del movimiento completo, para posteriormente combinarlos. Puede ejercitarse primero cada una de las partes por separado y luego se pasa a la siguiente; una vez dominadas todas las partes se las reúne en un todo. El método analítico progresivo ejercita la primera parte, después la segunda y a continuación la primera con la segunda; luego la tercera y después la combinación de la primera con la segunda y la tercera, y así sucesivamente.

La utilización de uno u otro método dependerá del tipo de tarea a ejecutar.

El aprendizaje sintético es el propio del comienzo de un aprendizaje ya que proporciona una idea general sobre la acción en su conjunto y esto, además de ayudar a configurar el programa motor completo, es un elemento de motivación importante al acercar al jugador a la situación real y por lo tanto con un mayor significado para él.

El método analítico, en general, tiende a mecanizar el aprendizaje y sitúa al jugador en una situación artificial que en el caso de los jóvenes resta motivación. La ineficacia de este método proviene de la incapacidad para relacionar las partes con el todo.

En el baloncesto, donde las situaciones están muy poco estructuradas, se deben buscar unidades de aprendizaje o sub-todos que sean significativos y después acoplarlas en situaciones más complejas.

El general se admite que el método más eficaz es el sintético-analítico, de manera que en el primer momento el jugador se hace cargo de la situación total y la atención no va a los detalles sino a la configuración general del movimiento, tanto técnico como táctico, que es lo que le va a dar sentido a la partes; en un segundo estadio se perfeccionan las partes concretas que mejorarán la situación final que de nuevo será total.

Este método es más significativo en la introducción de los aspectos tácticos generales. Tanto si se necesita el mejor rendimiento del equipo en el inicio de la temporada, como si el mejor rendimiento debe producirse al final de la temporada, situación que se produce en el baloncesto formativo con el objetivo puesto en las fases finales de los campeonatos estatales, la introducción de las características tácticas del equipo debe introducirse en los primeros entrenamientos de forma sintética, procediendo después al perfeccionamiento de las partes para mejorar los conceptos tácticos.

La posibilidad de aplicar la forma de juego característico del equipo desde los primeros partidos permitirá a los jugadores competir y mejorar la filosofía general del juego colectivo. El porcentaje del tiempo de aplicación genérico y específico de los contenidos técnico-tácticos según la etapa de formación no se alteran en el cómputo general de la temporada.

Por otra parte, el rendimiento en el aprendizaje de los aspectos técnicos no aumenta de forma lineal conforme prosiguen los entrenamientos, sino que después de un tiempo inicial relativamente rápido se produce un estancamiento que solamente se supera después de algún tiempo de práctica aparentemente infructuosa. Es lo que se conoce como “meseta de aprendizaje”.

Cuando se domina la parte inicial el jugador empieza a sentirse seguro por el placer que le produce su propio aprendizaje, estado que le puede llevar a disminuir su atención y por tanto a cometer errores.

Por otra parte, cuando la “meseta” dura demasiado, puede llevar al jugador a situaciones o bien de aburrimiento o de disminución de su motivación, que será necesario activar por parte del entrenador.

Desde el punto de vista de la progresión del aprendizaje, un corto período de esfuerzo y de atención intensa es mejor que un período más largo y sin entusiasmo: “la calidad del entrenamiento debe predominar sobre la cantidad”.

El dicho clásico de que “la repetición conduce a la perfección” hay que matizarlo, pues algunas formas de repetición conducen a la perfección y otras no, es decir, que la simple repetición no conduce al progreso, sobre todo en los primeros ensayos en los que se pueden repetir movimientos incorrectos si el entrenador no está muy atento. Es importante que no se formen malos hábitos y que los primeros ensayos se hagan con la técnica correcta.

En resumen:

  • Al principio, sesiones más cortas y más frecuentes.
  • Cuando se han adquirido ya las bases, las sesiones pueden ser más largas y menos frecuentes.
  • Durante los períodos de reposos, el entrenamiento mental puede ser beneficioso.
  • La duración razonable de una sesión de entrenamiento depende de la actividad que se practique, de la capacidad de concentración requerida y del interés del jugador y de su edad.
  • En general, el entrenamiento debe cesar desde el momento en que:
      • La fatiga y falta de atención comienzan a provocar errores.
      • Las buenas respuestas se deterioran.
      • Aparecen los malos hábitos