Entrecanastaycanasta.com
RESPUESTA A LA CONSULTA

¿Cuáles son los condicionantes mentales para realizar una buena defensa?

La historia del baloncesto está repleta de equipos que han alcanzado el éxito con una característica común: una excelente defensa basada en la preparación física y en la aplicación de los factores mentales.

  • Los grandes éxitos sólo pueden alcanzarse mediante una excelente defensa.
  • Una excelente defensa solo puede aplicarse con éxito a base de una perfecta preparación física y mental de todos los jugadores.
  • Para la preparación física de los jugadores la preparación psicológica es de la máxima importancia; esto significa que se necesita la adecuada elección de jugadores con una predisposición mental para realizar los esfuerzos requeridos.

Con estas premisas los puntos más esenciales son:

  • El conocimiento teórico para adquirir las destrezas necesarias para jugar una buena defensa de equipo.
  • El sistema de entrenamiento en la preparación física.
  • Mentalidad defensiva.

Condiciones para una buena defensa.

Un factor importante es el que puede recibir el jugador como refuerzo externo a través de las habilidades psicológicas por parte del equipo técnico.

Cada jugador debe reunir unas determinadas condiciones si quiere desarrollar una buena defensa. Sin la reunión de estos condiciones no es posible organizar una defensa que  garantice la obtención de buenos resultados. Estas condiciones pueden agruparse en cuatro puntos básicos.

  • Predisposición mental.
  • Predisposición física.
  • Conocimiento teórico y práctico de tácticas  y situaciones defensivas.
  • Preparación física.

Predisposición psicológica.

Relacionamos varios factores que pertenecen a la preparación psicológica, los cuales debe poseer un jugador:

Voluntad. Sin predisposición natural para jugar una buena defensa y sin voluntad para tener éxito en la tarea es prácticamente imposible esperar buenos resultados. En un alto porcentaje, los buenos resultados defensivos son consecuencia del deseo de realizar una buena defensa.

Vigilancia. La defensa exige una constante vigilancia de las evoluciones del balón y del jugador contrario. El jugador relajado en defensa conduce a fatales consecuencias, reacciona siempre tarde al salto en ayuda o permite que el jugador contrario le supere con facilidad.

Iniciativa y agresividad. Son factores muy importantes.

Concentración. Este factor tiene la misma importancia tanto para la defensa como para el ataque, ya que sin la total concentración no es posible resolver las situaciones de juego que se presentan constantemente.

Confianza en uno mismo. Cada jugador ha de estar convencido de sus cualidades y habilidades defensivas para aplicarlas.

Intuición. Este factor lo podríamos llamar también “el sentido del balón”  que le da la posibilidad de prever las verdaderas intenciones de los jugadores contrarios atacantes.

Todos estos factores de predisposición psicológica son de gran importancia. Dando por supuesto que algunos de estos factores los tiene el jugador por naturaleza, el objetivo será hacerselos llegar mediante ejercicios que le estimulen. No obstante se aconseja dar importancia a estos factores en la elección de los jugadores.

Respecto a “predisposición física” hemos de tener en cuenta algunos factores básicos:

Equilibrio corporal. Es el más importante de los factores para realizar una buena defensa. El equilibrio corporal regular, permite rápidos y eficaces movimientos de los jugadores.

El trabajo de los brazos y piernas. Tenemos aquí la regla básica de que al jugador en ataque se ha de defender con las piernas, sirviéndole los brazos únicamente para recuperar el balón del contrario o estorbarle en su intento de tiro a canasta o los pases.

Se hace necesaria la regla de que la coordinación de movimientos de pies debe ir pareja al equilibrio corporal.

En la posición defensiva las rodillas deben de estar lo más próximas posible al suelo, mientras que los brazos han de utilizarse activamente en todo momento.

Actividad visual. Todo defensor debe seguir constantemente las evoluciones del balón así como del jugador contrario. En ningún momento debe perder de vista al jugador que marca ni al balón. La vigilancia del balón le da la oportunidad para reaccionar rápidamente. La posición del balón determina las posibilidades atacantes y permite anticipar las soluciones defensivas.

Hablar. Hablar constantemente o dar al compañero los consejos adecuados a la situación de juego ayuda en gran medida a la defensa. La información puede “corregir” posibles errores.

Todos estos factores mencionados de la técnica defensiva pueden enseñarse fácilmente y se les debe prestar atención preferente durante todos los entrenamientos de la temporada.