Entre Canasta y Canasta

Portada Información Web Ultimas Publicaciones Varios Registrarse

Técnica Individual Conceptos Entrenamientos Sistemas de Defensa Ataque Dinámico

Sistemas de Ataque Jugadas Especiales Scouting Opinión Colaboraciones

Juegos Predeportivos Preparación Física ConsultasApuntes de BaloncestoContacto

OPINION

 

 

El valor del rebote defensivo

 

Los medios técnicos para realizar tantas  encuestas y estadísticas como nos rodean progresan con gran celeridad. Sin embargo, su interpretación, las conclusiones a las que estos datos nos llevan, no es una facultad abierta a cualquier persona ya que necesita de unos conocimientos y una sensibilidad, sobre el tema tratado, muy especial.

El baloncesto no se ha sustraído a todo este mundo y lo que hace un tiempo era una toma de datos de la actuación del jugador hoy nos ha llevado a cuantificarla de una manera uniforme sin que se tenga en cuenta ni los valores intangibles que se aportan al juego ni la diversidad  de roles que hay dentro de cada equipo.

Con demasiada reiteración se leen crónicas que, basadas en las estadísticas y sus valoraciones, tratan de analizar la actuación de un jugador o de un equipo sin contemplar ningún otro parámetro y sin tener en cuenta que algunas de estas valoraciones favorecen a determinados puestos de juego.

Desde la premisa de que la posesión de balón vale un punto el actual sistema de valoración premia con este valor las recuperaciones o castiga con el mismo valor negativo las pérdidas. En consecuencia la obtención de un rebote ofensivo se premia como una recuperación, con un punto.

De inmediato nos surge una pregunta ¿el baloncesto es un juego en el que cuando se lanza a canasta, atacantes y defensores tienen las mismas posibilidades de obtener el rebote?

Si obtener el rebote ofensivo tiene valor de recuperación ¿Quién lo ha perdido? ¿No es el defensor quien más ventajas posiciónales tiene? Podríamos decir, incluso, que el defensor tiene la obligación de hacerse con el rebote defensivo y que conseguirlo es una labor de equipo.

Con el actual sistema de valoración la distracción o desidia del defensor que permite al atacante hacerse con el rebote no es penalizada favoreciendo a los jugadores interiores, que a su vez cuentan con menos posibilidad de penalizaciones al no manejar el balón y apenas realizar penetraciones largas, sobre los exteriores.

El análisis de las últimas temporadas nos dan un dato revelador: dos tercios de los rebotes totales son defensivos frente al tercio restante que son ofensivos. Este dato nos permite plantear que el rebote ofensivo, con valor de un punto, fuese descontado, a su vez, como “pérdida del defensor” y que, puesto que no se puede determinar al defensor que lo ha permitido, bien podría descontarse en conjunto.

Por consiguiente, los dos tercios de rebotes defensivos, con valor de un punto, se verían reducidos por el tercio de los ofensivos quedando su valor individual reducido a la mitad, es decir, a medio punto.

Esta valoración de medio punto por rebote defensivo creemos que se ajusta más a la realidad del juego donde, tras un tiro a canasta fallado, el rebote no tiene las mismas posibilidades de ser capturado por los defensores que por los atacantes.

 


 

 

 

 

 

 

Subir
website counter
Recuerda la dirección de esta web añadiéndola a tu lista de: FAVORITOS