Entre Canasta y Canasta

Portada Información Web Ultimas Publicaciones Varios Registrarse

Técnica Individual Conceptos Entrenamientos Sistemas de Defensa Ataque Dinámico

Sistemas de Ataque Jugadas Especiales Scouting Opinión Colaboraciones

Juegos Predeportivos Preparación Física ConsultasApuntes de BaloncestoContacto

OPINION

 

 

Rendimiento deportivo

 

La preparación de los equipos de baloncesto ha evolucionado lentamente debido a que la mayoría de los entrenadores son reacios a cambiar o modificar sus ideas sobre la organización y distribución de las facetas del entrenamiento, muchas de las cuales están firmemente arraigadas a lo largo de décadas. Esta evolución se ha producido muchas veces a través del método de ensayo-error de destacados entrenadores. En su mayor parte, la ciencia del deporte ha explicado a posteriori los mecanismos por los cuales funcionan ciertas facetas del entrenamiento.

Cada modalidad deportiva demanda la aplicación de métodos de entrenamiento específicos o la adaptación de los ya existentes a las demandas actuales que plantea cada deporte.

El entrenamiento específico se inició primero de forma intuitiva y fragmentaria, y más tarde en base al análisis de las distintas demandas. Antes, el entrenador contaba solamente con algunos conocimientos empíricos, su intuición y su creatividad. Hoy en día todo ello sigue siendo fundamental pero la preparación en el deporte de alto nivel no lo podemos imaginar sin la ayuda de las Ciencias del Deporte y de la Teoría del Entrenamiento, y por tanto se hace imprescindible el apoyo de especialistas que aporten sus conocimientos en todos los ámbitos relacionados con la actividad deportiva.

El rápido avance de la investigación aplicada al deporte ha permitido el paso hacia una estructuración depurada del entrenamiento. Sin embargo, aún quedan por resolver gran cantidad de problemas de organización y de seguimiento de los progresos mediante la comparación periódica respecto de las metas predefinidas así como sobre la manera de optimizar el rendimiento.

El entrenamiento moderno precisa de la integración de los aportes procedentes de diversas áreas del conocimiento. Las innovaciones en las técnicas de entrenamiento y las mejoras subsiguientes en el rendimiento deportivo será consecuencia de la estrecha relación entre los deportistas,  entrenadores, especialistas e investigadores del conocimiento general y práctico de la Fisiología Deportiva, la Biología, la Psicología, la Sociología y la Medicina.

Para llevar a buen término las exigencias de su labor el entrenador debe apoyarse en expertos profesionales que lleven a efecto una responsabilidad parcelada. En el deporte de alto rendimiento se necesita del aporte de profesionales cualificados para llevar a cabo un esmerado entrenamiento técnico-táctico específico, que resuelvan los problemas derivados de las demandas del juego, y una preparación física adaptada para acometer con éxito el volumen de las cargas cada vez más exigente. Esto será posible con el apoyo de un amplio grupo interdisciplinar: entrenador ayudante, entrenador asistente, entrenadores especialistas, experto en análisis y edición de video (scouting), preparador físico, servicios médicos, fisioterapeuta, masajistas, responsable del material, etc. que cubran las demandas inherentes a la actividad.

En el baloncesto moderno la preparación físico-técnica-estratégica con profesionales especializados en cada área se va convirtiendo en una realidad. Hay que partir de una idea básica: la concepción total de la actividad.

En el aspecto individual no se puede considerar la naturaleza física, psíquica, nerviosa, emocional, social, etc. del deportista de manera genérica. Cada sujeto es único; esto nos conduce a la necesidad de individualizar el entrenamiento físico y técnico.

En lo colectivo, la fragmentación delegada de las responsabilidades técnico-tácticas permitirá alcanzar objetivos que de otra forma serían inalcanzables:

  • Definición de los ciclos de entrenamiento a corto, medio y largo plazo.
  • Los métodos de entrenamiento adaptados a las características del grupo y que favorecen en mayor medida la consecución de los objetivos que se planteen.
  • Las cargas físico-técnicas de los deportistas y su secuenciación.
  • Las rutinas de entrenamiento.
  • Las soluciones a los problemas de la preparación:
    • Preparación física (general y especial).
    • Preparación técnica.
    • Preparación táctica.
    • Preparación psicológica (moral y volitiva).
    • Preparación teórica (intelectual).
  • Los aspectos técnicos de mejora y reforzamiento.
  • Los sistemas ofensivos y defensivos, en diferentes situaciones de  tiempo-tanteo, adaptados a las características de los jugadores.
  • El scouting. Análisis de los equipos adversarios con todos los medios posibles. Conocimiento de los adversarios en el aspecto individual y colectivo.
  • Etc.

 

Un aspecto hoy día imprescindible es el dominio de los protocolos de control del entrenamiento, así como el conocimiento de métodos de valoración veraz. A través de estos dominios el entrenador será capaz de:

  • Comprobar el efecto del entrenamiento y la evolución del equipo.
  • Individualizar la preparación física y técnica.
  • Conocer los rasgos de especificidad del baloncesto.

 

El entrenador debe comprender la estrecha relación existente entre el entrenamiento y la consecución del rendimiento deportivo. El deporte profesional, exponente máximo del fenómeno deportivo, se caracteriza por:

  • Sucesivo aumento del nivel de los resultados deportivos, de por sí ya elevado, que requiere un perfeccionamiento de los sistemas de preparación de los jugadores, de los medios y de la planificación a largo plazo.
  • Mayor igualdad en las competiciones, que hace incrementar notablemente la tensión en las mismas, ante la posibilidad de que cualquiera puede vencer. Ello ocasiona una búsqueda de mayor calidad en las diferentes facetas del entrenamiento, tales como las preparaciones física, técnica, táctica, psicológica y biológica, para permitir alcanzar el éxito individual y colectivo.
  • Dificultad de seguir incrementando la especificidad del entrenamiento, lo que condiciona formas nuevas de estructurar la organización del mismo para seguir explotando las reservas de la capacidad de rendimiento. Se ha de considerar que en la actualidad, el entrenamiento genérico, que hace años era un elemento fundamental en la planificación y la programación tradicional del proceso de preparación, sólo se utiliza en el deporte de alto nivel como medio de descanso activo.
  • Imposibilidad de seguir aumentando los ya elevadísimos volúmenes de entrenamiento lo que obliga a la individualización del proceso de entrenamiento en una buena parte de las sesiones.
  • Solución de diferentes problemas metodológicos del entrenamiento. Hasta no hace mucho, la actuación intuitiva y el buen sentido del entrenador tradicional eran elementos suficientes para la creación de métodos de entrenamiento. Actualmente, los elevados niveles de entrenamiento han originado que los planteamientos metodológicos tengan que ser resueltos mediante un trabajo interdisciplinario y científico del entrenador con otros profesionales: en lo  técnico con entrenadores especializados en la Técnica Individual, en las adaptaciones estratégicas a las características de los jugadores, en los trabajos de scouting, en las parcelas defensivas, etc., en la preparación física con el apoyo en expertos en las ciencias de la actividad física y del deporte, y otras ciencias afines. En el estado de conocimiento actual parece lícito establecer que la forma metodológica más adecuada para seguir incrementando los niveles de rendimiento deportivo se encuentra en la utilización de los modelos de la actividad físico-técnica de entrenamiento en las mismas condiciones de la competición, lo cual la convierte en el centro de interés de la teoría del entrenamiento.

 

Por tanto, destacamos el carácter multidisciplinar de la preparación de los equipo de alto rendimiento y como consecuencia la necesidad de la formación en Gestión, Organización y Ciencia del Deporte de los entrenadores jefes.

Además, creemos que los entrenadores han de mantener siempre su actividad pedagógica, en cualquier etapa, enfocada al desarrollo global de la personalidad, con vistas a conseguir aumentos óptimos de rendimiento y éxitos en la competición a través del entrenamiento exigente. La preparación centra su interés en la mejora efectiva de la capacidad de rendimiento deportivo, tanto individual como de equipo, pero ejerce siempre un efecto sobre la personalidad del deportista en su conjunto. Todo entrenador tiene que ser consciente de esta interacción para valorar por igual en sus decisiones el aspecto pedagógico y metodológico deportivo.

El avance del conocimiento no tiene que limitarse al deporte de alto nivel, sino que puede aplicarse, en su justa medida, a otros numerosos campos de intervención como el deporte formativo. El objetivo último puede ser, además del alto rendimiento deportivo, la obtención de otras muy diferentes metas que el individuo pueda marcarse como valor.

 

 


 

 

 

 

 

 

Subir
website counter
Recuerda la dirección de esta web añadiéndola a tu lista de: FAVORITOS