Entre Canasta y Canasta

Portada Información Web Ultimas Publicaciones Varios Registrarse

Técnica Individual Conceptos Entrenamientos Sistemas de Defensa Ataque Dinámico

Sistemas de Ataque Jugadas Especiales Scouting Opinión Colaboraciones

Juegos Predeportivos Preparación Física ConsultasApuntes de BaloncestoContacto

TECNICA.INDIVIDUAL

 

 

El Tirador en el Baloncesto: Principios

 

El objetivo del ataque en baloncesto es conseguir un buen tiro. Cada jugador debe saber sus capacidades técnicas y saber qué es un buen tiro aprendiendo a practicarlo correctamente y, en consecuencia, a mejorarlo. Puesto que en la mayor parte de las sesiones de práctica de tiro el jugador está solo, cada jugador debe ser su propio crítico. Esto significa que debe conocer los mecanismos apropiados del tiro que afectan al éxito o al fallo en su realización.
Los principios esenciales que el buen tirador debe tener desarrollados son: el aspecto mental y el aspecto físico.


Aspecto mental del Tirador en el Baloncesto

El jugador debe saber cuándo se debe tirar y poder hacerlo bajo presión diferencia al gran tirador del normal. La historia da muchos ejemplos de jugadores, con un físico mediocre, capaces de éxitos deportivos debidos a su determinación.

  • Concentración: es fijar la atención en el trabajo actual y es característico del buen jugador. Con la práctica continua, los buenos tiradores desarrollan su concentración hasta el punto de evitar toda distracción. Concéntrate en cada tiro en los entrenamientos y en los partidos. Deberías tener sólo un pensamiento en tu mente y es el de meter la canasta. También tu capacidad de relajarte se relaciona con la concentración. De los grandes tiradores se dice que tienen “hielo en sus venas”.

Tira con tacto. Concéntrate en el aro. No mires el balón. Un tirador que no mira todo el tiempo la diana es normal que falle el tiro. Mira al buen tirador como se acerca a la línea de tiros libres. Comienzan generalmente con el ritual de ajustar los pies y de botar el balón (casi siempre un número idéntico), sus ojos se abren de par en par en dirección a la canasta, la concentración es tan intensa que no le perturba las presiones de la muchedumbre o de la situación del partido.

  • Confianza: Es la “certeza” de que el balón  caerá a través de la canasta. Para ser un buen tirador, el jugador debe tener confianza en su habilidad. “Eres tan bueno como te creas”. Hay razones por las que un jugador puede carecer de confianza cuando tiene la oportunidad de tirar. Puede estar desequilibrado, puede haberse descentrado por una falta previa o una decisión arbitral errónea. Puede estar  excesivamente tensionado o cansado, o puede tener una falta momentánea de concentración. Todos los jugadores han vivido experiencias en que nada funciona. Un fenómeno igualmente habitual es la vuelta al mejor rendimiento en el segundo tiempo del partido después de una primera mitad desafortunada. El jugador debe tener capacidad de recuperación mental después de un período desacertado.
  • Reconocer tus habilidades: Entrena y utiliza tus mejores tiros. El secreto de un buen entrenamiento no son las horas invertidas sino la concentración y el trabajo exigente. Debes saber cuándo puedes tirar. No tirar cuando se tiene buena posición es tan malo como tirar inadecuadamente. Debes estar seguro que ningún compañero está desmarcado y en mejor posición de tiro que tú. También debes saber las posiciones de rebote ofensivo de tus compañeros de equipo.

Aspecto físico del Tirador en el Baloncesto

Tirar a canasta y acertar es la consecuencia de diversos factores:

  • Focaliza el blanco: Los ojos sólo ven la canasta en el espacio y el cálculo de la trayectoria se deja para el cerebro. Para demostrar la capacidad del cerebro de determinar una trayectoria hacia un punto conocido, cierra los ojos y toca tu nariz o el lóbulo de la oreja con el dedo índice. Para convencerte de esta capacidad en lo referente a un blanco  fijo, concentra tu mirada en un objeto próximo y señala el objeto con tu dedo índice. Nota que dedicas una considerable concentración centrada en el objeto. Al concentrarte en el objeto tus ojos se abren de par en par. La razón de que los ojos sigan centrados en el blanco es que son una especie de computadora tridimensional. Naturalmente, mientras más pequeña es el área enfocada mayor será la exactitud potencial. Esto nos trae al problema del jugador de baloncesto que no tiene como blanco un objeto concreto, sino un área abierta, la canasta.  Puesto que los ojos no pueden centrarse en un espacio vacío, lo mejor que puede hacer es seleccionar un punto que permita concretar la trayectoria prevista. Al hacer un tiro apoyado en el tablero el jugador soluciona el problema al focalizar un punto de la pintura del rectángulo.  Para el resto de los tiros, sin embargo, debe decidir sobre un punto en alguna parte sobre el borde del aro. La preferencia personal se determina si el punto seleccionado está en el frente o el borde trasero del aro, pero debe decidir sobre uno u otro para todos los tiros similares. El punto en el que centra la visión debe ser constante a partir del momento que se inicia el tiro hasta la terminación.
  • Equilibrio: Tu equilibrio está controlado por tu cabeza, pies y manos. Mantén tu cabeza directamente sobre el punto intermedio entre tus pies con tu barbilla elevada. No te inclines. El grado de flexión y la posición de los pies puede hacer variar el equilibrio. Esto ayuda a controlar el equilibrio.  Mantén tus manos cerca de tu cuerpo y sobre tu cintura con tus dedos separados y las palmas hacia el balón.  Si tienes el balón sujétalo cerca de tu pecho. Debes estar en una posición levemente agachada y relajarte, listo para moverte en cualquier dirección. El peso del cuerpo repartido uniformemente sobre ambos pies. Los pies separados aproximadamente a la anchura de los hombros. El tirador puede coordinar los esfuerzos de cada músculo para producir una fuerza en dirección a la canasta. La capacidad del tirador de controlar la trayectoria del balón depende de su capacidad de controlar las fuerzas de la aceleración generadas por su propio cuerpo. Sin embargo, es dudoso que el tiro tenga éxito a menos que, en el momento de lanzamiento, el tirador independice el esfuerzo de la parada y el salto del uso coordinado y relajado del tren superior. Algunos jugadores tienen tal control del cuerpo que pueden lanzar a canasta desde posiciones imposibles para cualquier otro jugador. Cada jugador debe aprender si está o no en buena posición para lanzar a canasta. Debes estar en equilibrio. Aguanta con el balón alto con la muñeca atrás y el codo apuntando directamente al aro. Deja el balón rápido pero sin prisa. El balón debe rodar bien hacia atrás. Extiende los dedos y la mano que lanza hasta que el balón pasa a través del aro.
  • Generación de la fuerza: “De la física sabemos que cuando varias fuerzas actúan sobre un objeto, el resultado es una sola fuerza: la suma vectorial de los componentes.” En términos simples cuantas más fuerzas intervienen en una misma dirección mayor es la fuerza.  Significa que es posible sincronizar los esfuerzos de las piernas, de la parte posterior del tronco, del hombro y de los músculos del brazo para levantar un peso sobre la cabeza, que con los brazos solos. Para un jugador de baloncesto, significa que la fuerza que él puede impartir al proyectar el balón se extiende desde la posición básica y se transmite hasta el lanzamiento.
    • Elevación en equilibrio.
    • Posición del balón encima de la cabeza encajando el hombro y el codo.
    • Extensión de las muñecas y de los dedos.

“Puesto que la fuerza generada por un músculo es difícil de controlar, se obtienen los mejores resultados cuando todos los músculos se unen en un esfuerzo común fácil y coordinado dentro de las limitaciones individuales.”
Obviamente, en un tiro de salto, mucha de la energía generada facilita el lanzamiento hacia canasta. La fuerza restante necesaria la proporcionan los brazos, la muñeca y los dedos.

  • Sincronización: La sincronización de un tiro comienza con los pies situados correctamente en el suelo, en posición básica, alineando rodilla, cadera, codo y balón.  La sincronización perfecta da lugar a un impulso suave y continuo. En el tiro en suspensión el impulso de las yemas de los dedos se produce inmediatamente antes del punto más alto del salto. Cualquier aceleración no sincronizada del cuerpo o sus miembros (por ejemplo, moviendo la cabeza) afectará directamente a la trayectoria del balón.
  • Coordinación oculo-manual y control con la yema de los dedos: Toda la fuerza transmitida al balón por el tirador debe pasar a través de las yemas de los dedos. Esto permite que los dedos hagan ajustes finos de la trayectoria en el lanzamiento y proporciona un giro al balón hacia atrás suave y natural.
  • Trayectoria: El impulso final de la yema de los dedos y una trayectoria del balón con elevación intermedia permite conseguir el adecuado ángulo de incidencia en su caída hacia el aro. La trayectoria óptima es la que da lugar a que el balón  entre en la canasta en un ángulo alto en correspondencia a una velocidad de lanzamiento lenta. Es tan negativo lanzar el balón excesivamente elevado, así como hacerlo en trayectoria muy rasa.
  • Técnica: Los dedos deben estar cómodamente separados. La presión se debe aplicar en el balón sólo con la yema de los dedos. Los jugadores deben practicar la modificación de presas y el contacto con el balón hasta que el ajuste llegue a ser instintivo.  
    • El balón cerca del cuerpo para protegerlo y para realizar una elevación vertical.
    • La muñeca flexionada para el lanzamiento. La otra mano de apoyo, al lado del balón.
    • La cabeza estará centrada en el punto medio entre los pies.
    • Las piernas dobladas dan fuerza para lanzar. Debes aprender a usar las piernas para el tiro.
    • Eleva el balón vertical encima de la cabeza.
    • La mano, el antebrazo y el codo están en línea con el aro.
    • Lanzamiento rápido. Lo último que toca el balón son las puntas de los dedos.
    • Después de lanzar debes estar en equilibrio preparado para la siguiente acción.
    • Triple amenaza: Cuando recibes el balón, consigue inmediatamente la “posición de triple amenaza”. Esta técnica te permite las tres opciones: tirar, pasar, o driblar de forma inmediata. Cuando recibes el balón mira la canasta y sitúalo debajo de la barbilla cerca de tu hombro dominante si la defensa no está presionando. Mantén la cabeza elevada y centrada sobre tu cuerpo y los ojos en el aro, pero también viendo el campo. Tus hombros frente a la cesta con las rodillas dobladas y el peso repartido uniformemente. Los pies deben estar abiertos como la anchura de los hombros. Además, la posición de la triple-amenaza te ayuda a ver el campo de juego, a tus compañeros de equipo, te da un buen control del jugador interior y te ayuda a ver la defensa. Para el buen aprovechamiento de esta técnica debes recibir el balón dentro de tu espacio de tiro. Si estás demasiado alejado del aro, el defensor puede alejarse de ti, puesto que no eres una amenaza en esa distancia. Habrás perdido todas las opciones puesto que no puedes tirar, ni penetrar rápidamente ni pasar interior pues las líneas de pase estarán obstaculizadas por la flotación de tu par defensor.
      • Coge el balón y encara la canasta. De esta forma puedes ver la canasta, la defensa y cualquier compañero del equipo.
      • Tus manos colocadas en el balón en la posición de tiro.
      • Por lo general, para un jugador diestro, mantén tu pie izquierdo como pivote.
    • Desmárcate: Créate espacios antes de recibir el balón. Tira desde donde tú elijas. Debes poder acelerar desde una posición de parado. Sin olvidar los fundamentos de manejo del balón puedes mejorar tu velocidad y movimiento de pies. Baja tu hombro e inclina tu cabeza en la dirección que necesitas ir. Empuja el suelo con el talón de tu pie en la dirección elegida e inclínate para arrancar a correr. Acelera y utiliza el impulso de tus brazos. Después del desplazamiento en carrera hay dos métodos para parar en buena posición de equilibrio. Con la “parada de salto o primer tiempo”, saltas con un pie y tomas contacto con ambos pies al mismo tiempo en paralelo o en posición escalonada. Con la “parada de paso largo o de dos tiempos”, el primer contacto se encarga de frenar el impulso antes del contacto del segundo pie con el que se obtiene el equilibrio. Al recibir el balón, con la “parada en dos tiempos”, sólo puedes utilizar el pie que contacta primero como tu pie del pivote, pero con la “parada de salto”, puedes utilizar cualquier pie como pivote. Los fundamentos utilizados con cualquier método de parar son:
      • Mantiene la cabeza arriba y centrada sobre el cuerpo con las rodillas dobladas.
      • No dobles la cintura y equilíbrate con una posición básica amplia.
    • Entrenar, entrenar, entrenar: A través del entrenamiento del tiro, el cerebro computa la cantidad y la dirección exactas de fuerza necesaria para alcanzar el blanco. Siempre que practiques el tiro por tu cuenta, tendrías que apuntar el número de tiros que se tiran y los que se encestan. Esto te ayudará a progresar.
      • Desarrolla tu propio tiro y entrénalo desde distintas posiciones desde donde probablemente tirarás durante el partido.
      • Una vez tengas perfeccionado el tiro trabaja en tirar con rapidez.
      • El entrenamiento es la base para construir tu confianza. Debes tener confianza en tu propia habilidad para ser un buen tirador.
      • Durante el entreno y los partidos no tires forzado. Mantén el equilibrio.
      • Durante el tiro permanece muy concentrado.
      • Recuerda: “Los tiradores se hacen, no nacen”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Subir
website counter

Recuerda la dirección de esta web añadiéndola a tu lista de: FAVORITOS

 

 

 

 

El Tiro Libre

 

EL TIRO LIBRE EN EL BALONCESTO


El tiro libre es un fundamento de precisión que requiere de continua práctica por la importancia que tiene en el desenlace de innumerables partidos.

Es el único que se efectúa sin intervención de defensores que dificulten su ejecución, frente al aro y desde una distancia predeterminada que no se modifica.
En el tiro libre intervienen:

La técnica.

El equilibrio.

La coordinación motora.

La concentración mental y el control emocional.

El automatismo mediante el entrenamiento.

El jugador se estaciona detrás de la línea de tiros libres, en posición básica de equilibrio con una ligera flexión de piernas: el pie de la mano de lanzamiento adelantado ½ medio pie con relación al otro pie.
El balón se sitúa a la altura del pecho, cogido con presas invertidas con las yemas de las manos: la mano que efectúa el lanzamiento encima y la mano de apoyo en posición lateral. Los ojos estarán fijos en la canasta.

Desde esta posición, el jugador flexiona un poco las piernas al tiempo que sube el balón a una posición encima de la cabeza, en movimiento continuo. Dejando que las extremidades superiores actúen como elementos de precisión, se extienden el antebrazo y después la muñeca, impulsando el balón con un golpe seco. La mano de apoyo no modifica su posición.

Posición básica de equilibrio.

Concentración, relajación, apnea respiratoria.

Movimiento continuo. No hay interrupción.

Extensión simultánea de las rodillas y la elevación del balón.

Lanzamiento a canasta con extensión del codo y flexión de la muñeca.