Entre Canasta y Canasta

Portada Información Web Ultimas Publicaciones Varios Registrarse

Técnica Individual Conceptos Entrenamientos Sistemas de Defensa Ataque Dinámico

Sistemas de Ataque Jugadas Especiales Scouting Opinión Colaboraciones

Juegos Predeportivos Preparación Física ConsultasApuntes de BaloncestoContacto

VARIOS

 

 

La Preparación del Equipo

 

 

Planificación  

  • Planificar los entrenamientos según los recursos disponibles los objetivos y del nivel de los jugadores.
  • El momento de la temporada.
  • Las características del próximo rival y cómo se le quiere jugar.
  • Los ejercicios, tiempos parciales y el global de la sesión. La cantidad depende del nivel de competición. Menor tiempo a medida que los jugadores están en mejor forma. 
  • Ordenar la secuencia de los ejercicios para crear el ritmo del entrenamiento adecuado, atendiendo tanto a la complejidad técnica como a las exigencias físicas.
  • Al comienzo del entrenamiento explicar el objetivo global de la sesión para centrar la atención del jugador y motivarle.
  • Centrar la atención de los jugadores antes del comienzo de cada ejercicio. Explicar el objetivo de cada ejercicio, dando consignas claras y concisas.
  • Hacer ejercicios, juegos, actividades analíticas que  lleven a la consecución de los objetivos propuestos.
  • Asegurarse una participación máxima de jugadores.
  • Observar la conducta de los jugadores, las ejecuciones y las decisiones.
  • Favorecer un feed–back constructivo entre los jugadores y el entrenador. Se trata de hacer una reflexión sobre los entrenamientos, si se han conseguido los objetivos propuestos, la actitud hacia el trabajo, etc. Hacerles pensar sobre lo que han hecho les ayuda a una mejor adquisición de los aprendizajes.
  • Animar a los jugadores durante la actividad. Utilizar el para-lenguaje: palmadas, signos, etc.
  • Manejar con inteligencia los refuerzos positivos, los negativos y las correcciones técnicas.
  • Evaluar la sesión al finalizar el entrenamiento.
  • Anotar todos los detalles de interés.
  • Tener los ejercicios por escrito, con los objetivos de cada uno.
  • Poner por escrito lo que está por hacer y seguirlo.

Desde las primeras sesiones los jugadores pronto se familiarizan con los métodos y normas de entrenamiento. A partir de aquí es conveniente que el entrenador mantenga una misma lógica de trabajo.

No debe dedicarse más de cinco o diez minutos a cada ejercicio de los fundamentos. Los hábitos se fijan mejor mediante la repetición durante un largo período que por una ejercitación intensa realizada en pocas jornadas.

 

Antes de la sesión de entrenamiento.

  • Observar, analizar y evaluar el entrenamiento anterior
  • Programar por escrito.
  • Preparar el material para los ejercicios.

Aspectos básicos:

  • Objetivos
  • Nivel
  • Ritmo
  • Organización
  • Contenidos

 

Durante la sesión

  • Desarrollar el programa

Aspectos básicos:

  • Proponer
  • Explicar
    • Demostrar
    • Analizar el desarrollo de los ejercicios
  • Asegurar:
    • Concentración
    • Motivación
    • Participación
    • Ejecución
    • Organización
    • Feed – back

 

Después de la sesión

  • evaluar

Aspectos básicos:

  • Valoración de la actividad para conocer la validez del programa.

 

 

Sistemas de entrenamiento.

La variación del entrenamiento, las actividades, juegos, etc. ayuda a motivar al jugador.

En las categorías formativas es importante trabajar con una metodología abierta, dejando al jugador la opción de explorar sus propias posibilidades. De esta manera el aprendizaje será significativo, es decir, será un aprendizaje propio y no impuesto. 

 

 

Labores que el entrenador debe desarrollar

El Entrenamiento Psicológico

  • Concentración. Conseguir que los jugadores estén concentrados en el trabajo.
  • Entrenar bajo presión. Que los jugadores rindan en condiciones de presión diferentes.
  • Enseñar a que los jugadores sean competitivos.

 

El Entrenamiento Técnico-táctico

Para jugar al baloncesto los jugadores necesitan aprender los conceptos básicos del baloncesto.

En las primeras fases formativas se entrenarán las estrategias genéricas que se mantendrán a lo largo de todas etapas. Posteriormente, con el entrenamiento de conceptos más específicos, el jugador aprenderá las diferentes situaciones de juego colectivo moderno.

Las habilidades fundamentales se inician con el dominio en el juego de pies y del balón. Para ello el entrenador deberá apoyarse en ejercicios dinámicos en los que los jóvenes aporten su creatividad en el desarrollo de las diversas destrezas.

El mantenimiento de las habilidades adquiridas y la adopción de otras nuevas requieren de un trabajo intenso. Los jugadores deberán trabajar constantemente los aspectos técnicos a lo largo de su vida deportiva.

 

El Entrenamiento físico

El entrenamiento aeróbico sigue hoy día sin aplicarse en la medida adecuada en volumen, período de la temporada, y objetivos de utilización de este tipo de preparación.

El objetivo fundamental del entrenamiento aeróbico es eliminar el sobrepeso (acumulación de grasa durante el período vacacional, células pre-adiposas) y por ello adecuado al principio de la temporada.

En un deporte como el baloncesto que utiliza en gran medida los procesos anaeróbico-alácticos los ejercicios de carrera continua aeróbica no tiene aplicaciones relevantes. En concreto, la carrera continua es utilizada en el calentamiento de las sesiones técnico-físicas, además de los estiramientos y los ejercicios de movilidad articular, en los micro-ciclos de recuperación y en las primeras etapas de Iniciación.

Con el entrenamiento aeróbico el equilibrio entre el gasto energético y la toma de oxígeno no es adecuado para la mejora de la resistencia que se precisa en la práctica del baloncesto. El objetivo de los ejercicios aeróbicos es contrario al proceso anaeróbico-aláctico que emplea la práctica del baloncesto; por lo tanto con este tipo de trabajo no se consigue el objetivo de eliminación del exceso de grasas, pero sí la resistencia adecuada a los esfuerzos requeridos en el juego.

La preparación física es esencial para el progreso de los jugadores. Se debe basar en tres trabajos fundamentales:

  • Mejora de la velocidad gestual y de la reacción.
  • Entrenamiento de la de coordinación de los jugadores interiores.
  • Trabajo de la fuerza.

 

Lo esencial es el jugador. 

Lo que determina en última instancia la eficacia o inoperancia ofensiva o defensiva de cualquier equipo es la capacidad individual de los jugadores.

El éxito de un ataque depende por entero de los jugadores de que se dispone. Si estos poseen precisión en los pases y en los tiros a canasta podrán superar a la mayoría de las defensas.

Se desprende de aquí, por consiguiente, que la eficacia del ataque se halla determinada por la habilidad de los jugadores. La mejor prueba de una buena preparación se encuentra en la forma como se aprovechan las particulares capacidades de los jugadores. Las aptitudes particulares son las que determinan la adopción del ataque y defensa más adecuada.

Un buen jugador de Baloncesto es el que sabe dar las respuestas oportunas en la cancha, y utiliza las estrategias individuales y sus ventajas sobre el par defensor. Los buenos rendimientos a través del mayor desarrollo físico en las etapas formativas no son relevantes.

Los jugadores no deben ocupar el mismo puesto en todos los esquemas de juego, pero pueden ubicarse en aquellos sitios en que se requieren parecidas aptitudes.

En el baloncesto, los entrenadores noveles tratan siempre de lograr el movimiento colectivo perfecto. A medida que el entrenador va adquiriendo más experiencia, termina por aprender que lo realmente importante es el jugador y su capacidad para la toma de decisiones, la efectividad de los pases y lanzamientos a canastas, su adaptación a roles específicos (deberes y responsabilidades), etc.

La propia iniciativa y la acción del juego harán que los jugadores resuelvan las situaciones establecidas que les servirán de ayuda para poner en acción sus mecanismos técnicos.

 

El jugador base.

En todo equipo hay uno o dos jugadores que se destacan sobre los demás. El jugador base debe ser uno de ellos, aunque generalmente no sobresalga en las valoraciones estadísticas al uso, por otra parte poco objetivas.

El jugador base debe poseer sentido estratégico, espíritu combativo y habilidad en los pases, y son de desear las cualidades de “leader”, la mesura y el afán de victoria.

 

Los resultados

La calidad de los entrenamientos no está determinada por el número de partidos que se han ganado o perdido. Tampoco los triunfos determinan la calidad de un entrenador. Se puede ser un gran entrenador, en el más amplio sentido de la palabra, y no disponer de buenos jugadores. Otros, en cambio, inferiores en conocimientos y habilidad para enseñar pero con buenos elementos, pueden tener una larga lista de victorias.

La calidad de un entrenador no lo marca las estadísticas sino la opinión que de él tengan los otros entrenadores.

Muchos son los factores que influyen en el éxito. Primero, si el plantel es débil, es demasiado pretender formar un gran equipo; si es fuerte pero el adversario débil, los triunfos que se obtengan no serán expresión de la habilidad del entrenador.

Cuando los adversarios son particularmente fuertes, los buenos jugadores pueden ser igualados por sus oponentes y el resultado no resolverse en una victoria, aunque se cuente con una dirección eficiente.

El equipo que posea los mejores jugadores realizará una buena campaña, independientemente del tipo de juego utilizado o de la habilidad del entrenador.

Por suerte, este aserto suele ser cierto pues los buenos planteles de jugadores suele ser dirigidos por entrenadores competentes.

El jugador es lo esencial y una preparación inteligente exige que el juego esté de acuerdo con el material humano disponible. Aceptando esta premisa, el entrenador debe planear el juego basándose en los puntos fuertes de los jugadores y eliminar aquellos aspectos en los que muestra debilidad.

Un buen entrenador puede definirse por el desarrollo del carácter, la personalidad y los hábitos de los jugadores, además de la enseñanza eficiente de los fundamentos y del juego del equipo.

Sus resultados se valorarán teniendo en cuenta el desarrollo de una preparación intensa y eficiente, el espíritu de lucha, el grado de control emocional y la utilización en el juego de los métodos y de las tácticas entrenadas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

website counter 

Recuerda la dirección de esta web añadiéndola a : FAVORITOS