Entre Canasta y Canasta

Portada Información Web Ultimas Publicaciones Varios Registrarse

Técnica Individual Conceptos Entrenamientos Sistemas de Defensa Ataque Dinámico

Sistemas de Ataque Jugadas Especiales Scouting Opinión Colaboraciones

Juegos Predeportivos Preparación Física ConsultasApuntes de BaloncestoContacto

VARIOS

 

 

Principios Ofensivos

 

La eficacia de un ataque requiere, como condición previa, que se asigne a cada uno de los integrantes del conjunto tareas que le permitan emplear, en la mejor manera posible, sus destrezas individuales.

Los jugadores deben dominar totalmente los fundamentos individuales, tener la suficiente habilidad en el uso de los conceptos de juego y también dominar los espacios y la conexión entre los jugadores exteriores y los interiores.

En la distribución de los jugadores y su participación en las situaciones de juego planeadas debe prevalecer el criterio de la mejor utilización de sus particulares capacidades.

 

Contra la flotación

Cuando un defensor flota alejándose de su marca significa que su adversario no se mueve.

En un equipo con sistemas de juego  libre el mejor recurso para eliminar la flotación consiste en que el atacante (cuyo defensor flota) se corte rápida y decididamente hacia el aro.

En equipos con sistemas ofensivos controlados por normas y opciones,  el entrenador deberá revisarlas para evitar esta situación de desventaja, modificando la dinámica del juego.

 

Ataque con dos postes

Los jugadores postes pueden jugar de muy diversas maneras.

Al pivot puede emplearsele como organizador, como medio ofensivo y como creador de situaciones de ventaja. Probablemente su eficacia sea mayor cuando no permanece estacionado en un determinado punto, sino que se desplaza alejándose y volviendo a su posición inicial.

La distribución Alto-Bajo de los jugadores postes permite abrir espacios para el juego interior, beneficiándose al mismo tiempo los jugadores exteriores de tener espacios abiertos para la penetración. Al definir los sistemas posicionales, el entrenador deberá elegir las situaciones de juego con las que los jugadores puedan desarrollar sus aptitudes.

La distribución Alto-Bajo beneficia la aplicación de situaciones dinámicas modernas. La participación de los Pivots en las transiciones ocupando uno de ellos la posición del Poste Bajo para forzar 1x1, (alimentados desde la posición del alero) y el otro jugador pivot invirtiendo el balón o bloqueando directamente, es un arma importante de rendimiento colectivo y de formación en las etapas últimas de base pues, con este procedimiento, se hace imprescindible la participación de estos jugadores.

En orden al desarrollo estratégico (estrategia genérica que se inicia en las primeras etapas y se mantiene a lo largo de toda la vida deportiva), para que los jugadores exteriores puedan alimentar al Poste Bajo deberán desplazar el balón rápidamente a los jugadores ubicados en las posiciones abiertas. De esta forma todos corren, los jugadores y el balón.

Los conceptos actualmente al uso (Pick and Roll & Pop, Dentro-Fuera, Triangulaciones y los Bloqueos Indirectos de un jugador interior a otro exterior) son situaciones de muy alto rendimiento favorecidas por esta distribución.

Otras situaciones de juego que los entrenadores plantean a menudo, alejadas de este modelo, tienen por objetivo asegurar una mayor definición del jugador ejecutor y un mayor control del balón y del tiempo, y por ende del balance defensivo.

 

Situaciones imprevistas

Un sistema de juego puede desbaratarse si no reúne opciones que resuelvan las situaciones imprevistas que se puedan presentar en un partido de baloncesto.

Las variantes ofensivas y defensivas empleadas por el oponente durante el  partido pueden ser factores de perturbación tan poderosos que los métodos cerrados pueden ser inoperantes.

El entrenador debe preparar a su equipo para todas las contingencias tanto en ataque como en defensa. La fórmula es apoyar las situaciones de juego con opciones específicas o de praxemas genéricos.

 

Diferencias de los jugadores

Un mismo sistema de juego puede no dar idénticos resultados frente a distintos equipos que utilicen la misma defensa. Valga este ejemplo simple: no es posible atacar de la misma forma a un equipo integrado por jugadores altos y lentos, que a otro compuesto de jugadores pequeños, rápidos y agresivos.

El entrenador puede aplicar las defensas de distinta manera, principalmente en razón de estas diferencias, pero en estructuras más específicas debe tener controlados los puntos fuertes y débiles a nivel colectivo e individual (características del juego, cambios estratégicos, etc.)

La aplicación de diferentes situaciones de juego para rentabilizar las aptitudes de los jugadores, sirviéndose de las estrategias individuales y de las ventajas sobre el par defensor (envergadura, acumulación de faltas y otras de carácter estratégico), debe formar parte del bagaje del juego colectivo.

 

Cambios de táctica

Cuando fallan las tácticas planeadas, el equipo debe hallarse preparado para cambiar su sistema de defensa o de ataque sin pérdida de tiempo.

No hacen falta largas explicaciones para poner en marcha el cambio táctico. El secreto está en la preparación particular del partido.

El cambio estratégico se puede efectuar en el modelo defensivo y también en el ofensivo, con formaciones y explotación de los recursos individuales contrarios a los modelos anteriores. 

 

No demasiadas variantes

No es posible ejemplificar y analizar todas las variantes que pueden utilizarse de una determinada defensa o de ataque.

Solo se han de estudiar aquellas que se consideran más efectivas y que hayan sido debidamente probadas.

Se descartan, por tanto, las que sólo han sido concebidas teóricamente y las improvisaciones.

 

Ante todo, el contraataque

El contraataque es la primera y la mejor arma para atacar cualquier tipo de defensa. Cuando éste no resulta, es necesario recurrir al ataque planeado.

Las posibilidades de realizar contraataques dependen de la calidad de la fase defensiva. Pero en el baloncesto actual, aún con una buena defensa, es difícil jugar el contraataque.

Por el contrario, el ataque colectivo con transiciones adaptadas a los sistemas, es una variación del contraataque nada desdeñable.

No obstante, tanto los contraataques (ventaja numérica) como las transiciones (tiempo y espacio) adolecen de falta de definición para la puesta de situaciones de ventaja concreta adaptadas a la situación del partido (tiempo-tanteo, faltas personales, ventajas individuales, etc.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

website counter 

Recuerda la dirección de esta web añadiéndola a : FAVORITOS