Mobirise
free site builder

Los Sistemas de Ataque en el Baloncesto

Los Sistemas de Ataque en el Baloncesto se caracterizan por el encadenamiento de un conjunto seleccionado de Conceptos de Juego que un equipo pone en práctica para sacar mejor rendimiento a la posesión del balón. 
Estos Conceptos serán, más ampliamente dicho, los que se consideren más útiles para sacar el mejor rendimiento a la posesión del balón, al jugador y al equipo.

Conocidas las características de los jugadores, el entrenador aplicará los Conceptos que mejor se adapten a ellas y a los espacios que le interese dominar teniendo en cuenta :

- El movimiento del balón. 

- La creación de oportunidades.
- La adecuación de tiempos.
- El encadenamiento con otras opciones.
- Las secuencias.
- El equilibrio de la cancha por la distribución de los jugadores.
Para ello, deberán ponerse en acción diversos movimientos o mecanismos que irán creando diferentes situaciones de juego en las que aplicarlos.
El conjunto de los diferentes Conceptos de juego utilizados compondrán el Sistema Ofensivo.
Algunos entrenadores dedican demasiadas horas en desarrollar Sistemas de ataque en vez de concentrarse en los elementos simples que conducen al éxito. Los Sistemas deben basarse en las capacidades individuales de los jugadores, y éstas son inútiles si no tienen campo de aplicación estratégica.
"Un buen Sistema de juego siempre está al tanto de la evolución general del baloncesto

Ataque a las Presiones en el Baloncesto

El objetivo de cualquier defensa en presión es desconcertar, cambiar el ritmo de juego y hacer jugar al equipo adversario de manera no habitual. El equipo que presiona pretende que el equipo adversario realice malos tiros, malos pases, cometa infracciones, provocarle dudas y obligarle a jugar de forma diferente de cómo lo hace habitualmente.  

El éxito de las presiones depende de diversos condicionantes. El más determinante es el momento de su aplicación. Condicionantes como:

- La relación tiempo-tanteo.

- El período del partido.

- La altura de la presión (toda la cancha, ¾ de cancha, media cancha)

- El tipo de defensa (individual, diversas distribuciones en zona, mixtas)

El primer concepto general para atacar las presiones es conseguir que nuestros jugadores controlen el ritmo, que no se precipiten, antes bien se debe establecer una forma de ataque general a través de conceptos y jugar con la ventaja de los puntos fuertes del equipo. La mayoría de los equipos que presionan pretenden que el otro equipo corra y tire rápido. El equipo que ataca este tipo de defensa debe utilizar la sicología opuesta, manteniendo el “tempo” de juego y el modelo de ataque habitual, es decir protegiendo la personalidad.

ORGANIZACIÓN

Si el jugador no está preparado física y mentalmente tendrá problemas y el equipo también; por tanto la preparación debe afrontar dos objetivos: la preparación mental de los jugadores y la organización eficaz del equipo. 

Primer objetivo: Mantenimiento de la disciplina propia, del jugador.

Segundo objetivo: Organización colectiva, del equipo.


METODOS DE ATAQUE

Los métodos de ataque dependen de la defensa. Esta constante se mantiene en todas las fases del juego: la defensa como fundamento esencial de las victorias. Lógicamente la situación cambia según el equipo saque el balón desde el fondo de la cancha o recupere el balón desde el rebote defensivo, consecuencia muchas veces de una buena defensa.

El contraataque: Con el contraataque el equipo actúa antes de que la defensa se organice. 

Ataque organizado: Ataque planeado para desarmar a la defensa, después de canasta en juego o tras tiro libre. El sistema debe ser sencillo, nada rígido, más bien aplicando conceptos sencillos que se acomoden a las múltiples variables que se pueden presentar.


OBJETIVOS

Pasar la mitad de la cancha: Avanzar con el balón, apoyado con un compañero a la misma altura de la cancha y con un jugador en el poste alto fuera de la línea de tres puntos.

Establecer un sistema: Hacer el ataque habitual y mantener la idea de equilibrio ofensivo-defensivo.

Controlar el tiempo: Tener controlado el tiempo de posesión. Algunos equipos olvidan tirar y pierden la oportunidad de encestar.


IDEAS GENERALES

Organización rápida: Ubicación rápida de los jugadores en las posiciones adecuadas, determinando de antemano cuándo y dónde pueden rendir mejor. Determinar:

El tipo de presión.

Si presionan en toda, en media cancha, etc.

Cuándo la aplican, por ejemplo después de enceste, de un tiro libre, etc.

Tranquilidad. No hay que precipitarse, hay tiempo. El problema es la habituación a la presión psicológica y prever la utilización de definiciones rápidas a través de conceptos específicos. De hecho en el baloncesto actual es de uso habitual la aplicación de situaciones rápidas mediante conceptos.

Precauciones: En el momento de coger el balón, el jugador debe tener controlado todo el espacio de juego.

Ver qué compañero está libre.

Mirar antes de driblar; mejor que botar el balón, pasar; sobre todo contra defensas de presión en zonas.

Mirar antes de pasar. El jugador debe asegurarse de que tiene una buena línea de pase.

Entrenamiento. Hay que tener en cuenta el tiempo de entrenamiento diario de presiones y contra-presiones. Comenzar los entrenamientos de temporada con presiones de forma “dual” (defensa y ataque) desde la primera semana y mantenerlo regularmente durante todo el año deportivo, aunque no de manera prioritaria.


PRINCIPIOS

Tablero:

El pasador del fondo de la cancha debe asegurarse de no sacar el balón desde debajo del tablero. El jugador al coger el balón da un paso atrás para ponerlo en juego rápidamente.

Pases:

Enviar pases cortos y seguros. Fintar antes de soltar el balón. Evitar pases bombeados pues son fáciles de interceptar. Cuidado con los pases largos.

Coger el balón:

Antes de salir al encuentro del balón permanecer cerca del defensor cercano (acción-reacción) Al ir a por el balón, tomarlo agresivamente, girar de forma que se domine la situación de juego y al mismo tiempo estar dispuesto para avanzar. Al recibir el balón el jugador necesita saber las posibilidades de salida.

Dribling:

No bajar el balón inmediatamente al recibirlo. Utilizar el dribling para penetrar, escapar o desmarcarse. Al driblar debe tener cuidado con los defensas que se tenga a la espalda. En el momento de intentar pasar la media cancha en dribling, es importante tener a un compañero de en protección para invertir el balón de lado antes de traspasar la línea y evitar el 2x1.

Evitar 2x1:

El “trap” 2x1 se evita siguiendo loas siguientes pautas de comportamiento:

- No efectuar bloqueos directos en la media cancha defensiva.

- No acercarse al compañero con balón. Mantener distancias de 5 metros, mínimo.

- El jugador con balón no da la espalda al interior de la cancha. Tener cuidado de no hacer un cambio con reverso, pues es más fácil caer en un 2x1.

- Los jugadores próximos al balón no se desentienden de su control visual, no corren “a ciegas” la cancha.

- Evitar ser arrinconados en las esquinas y en las líneas laterales. Es el mejor espacio para efectuar el “trap”.

Ataque central:

Los jugadores deberán permanecer dispersos. Al avanzar el balón, intentar llevarlo hacia el centro de la cancha de forma que el contrario no pueda forzar hacia las líneas laterales. Centrando el balón, se abren mayor número de líneas de pase. Evitar ser arrinconados en las esquinas donde los defensores pueden presionar y marcar con más facilidad. 

Pívot:

Preparado para actuar de punto de apoyo, a lo largo de toda la cancha en posición central. Deberá recibir el balón de forma activa y volverse para devolverlo al compañero sin marcaje.

Avanzar el balón:

Llevar el balón tan lejos como la defensa lo permita. No defender el balón. Tener siempre un jugador de apoyo, delante o detrás del balón, según la distancia respecto del aro de ataque, y otro de protección al lado del compañero con balón.

Tener paciencia:

No pasar sin haber leído las líneas de pase. Una vez rebasada la línea de media cancha, llevar a cabo el sistema de ataque normal. Conseguir el tiro que se quiere.


LOS DIEZ ERRORES MÁS COMUNES EN EL ATAQUE

- Botar el balón cada vez que se recibe.

- Correr cancha arriba dando la espalda al balón.

- No pasar el balón al jugador que corre libre de marca.

- Efectuar tiros cuando el equipo no está debidamente equilibrado.

- Efectuar tiros fuera de distancia y tiempo.

- No rebotear en el ataque.

- Forzar pases interiores cuando la zona está congestionada.

- No desmarcarse cuando el balón se mueve en dribling o tras pase. 

- Utilizar indebidamente los bloqueos.

- Permanecer quieto al recibir el balón.

Fase 1

En una situación normal de juego, en la que no se espera que el equipo adversario recurra a la presión y a las faltas personales para tratar de recortar una supuesta desventaja en el tanteo, la distribución de los jugadores es la representada en el dibujo, con el 5 poniendo el balón en juego desde el fondo de la cancha. En esta situación de juego será el 4 o el 5, es decir cualquiera de los jugadores interiores, el que saque el balón desde el fondo de la cancha. Esta opción permite optar al contraataque organizado o a la transición.
La lectura de la situación del partido aconsejará al jugador 2 a ayudar a la puesta en juego del balón, supuesta presión sorpresiva del equipo contrario, o a correr el contraataque. Esta última opción del jugador 2 estará condicionada por la filosofía del juego del equipo.

Fase 2

Si el equipo adversario presiona por sorpresa, el jugador 5 (jugador interior) apoya desde la línea del fondo de la cancha. Ejerce de jugador llave para invertir el balón y romper un supuesto "trap" 2x1. Posteriormente puede colaborar, si hiciera falta, como jugador de apoyo en una posición adelantada respecto de la altura del balón.
El jugador 5 tras poner el balón en juego, entra de inmediato en la cancha, cerca de la línea de fondo, para apoyar detrás y posteriormente delante del balón.
La participación de este jugador en el centro longitudinal de la cancha es decisiva para el éxito del ataque a las presiones

Fase 3

Contra defensas presionantes en media cancha, el jugador de seguridad atraviesa la línea intermedia como último jugador ofensivo.
Su función es la de evitar que el equipo adversario consiga encerrar "trap 2x1" en su media cancha defensiva con el apoyo de la línea de media cancha y de las líneas laterales.
Para atravesar la línea de media cancha el número de jugadores que avanza el balón se reduce a dos (en la animación el 1 y el 2)
Mantener un jugador de seguridad en el momento de atravesar la media cancha es un concepto fundamental para evitar sorpresas desagradables por presiones imprevistas.

Fase 1

Si el equipo adversario presiona de forma regular, situación que se produce cuando el partido se empieza a decantar hacia uno de los bando contendientes, la solución es la representada en la animación. Se aprecia en ella cómo el jugador 1 es el encargado de poner el balón en juego desde fuera de la línea de fondo.
Para recibir el balón dentro de la cancha se recomienda que siempre haya dos posibles receptores.
Si sólo hubiera un jugador, los defensores podrían hacer "sándwich" al posible receptor (entre su defensor y el defensor del sacador).
Un número mayor de jugadores que los recomendados dan ventaja a los defensores.

Fase 2

Otra opción es la representada en la animación, con el 2 sacando el balón desde el fondo de la cancha, el 4 en el poste alto en apoyo y el 1 que es el que se procura el balón bloqueándose indirecto, en el inicio, alrededor del 4.
Igual que en las opciones anteriores, después del pase inicial el 2 colabora en apoyo del 1.

Fase 3

Por último, mostramos otra opción con el 4 sacando el balón desde el fondo de la cancha.
Los jugadores 1 y 2 inician el ataque desde los codos de la zona.
Recibido el balón por el 2, el 1 arranca a la carrera, sorprendiendo a su par que se dirige a evitar la vuelta del balón al jugador de apoyo (el 4), para recibir un pase longitudinal en el lateral ocupado por el 2.

  • Dependiendo de la situación del partido se recomienda:
  • Que sea el 1 ó 2 el responsable de sacar el balón desde el fondo de la cancha.
  • También es buena opción que un jugador interior polivalente realice el saque desde el fondo de la cancha, y luego efectúe el trabajo de apoyo, siempre que 1 y 2 sean los posibles receptores del primer pase.
  • Que los jugadores que suben el balón sean los mejores manejadores del balón en dribling y los mejores encestadores de tiros libres.
  • Que los jugadores ocupen posiciones muy abiertas. Que abran el campo.
  • Las variables de evoluciones ofensivas contra las presiones son innumerables, por lo que no es posible planificar un modelo de ataque a la medida de cada supuesto. Por lo tanto, la llave para atacarlas deberá ser la aplicación de conceptos simple apoyados en las capacidades de los jugadores.
  • Atravesado el medio campo, según el tiempo de posesión, el 1 o el 2 definirán el ataque en 1x1 o 2x2 (“pick and roll”, penetración, asistencia, etc.

Sistemas de Ataque a la Defensa Mixtas

Las defensas mixtas son una combinación de defensa individual y de zona. Por lo tanto, un buen ataque contra este tipo de defensas debería reunir conceptos de ataque contra la defensa en individual y la defensa en zona. 
Para atacar con éxito una defensa mixta el equipo debe disponer de un sistema que pueda aplicarse a diversos modelos defensivos con una constante: la iniciativa y utilización de conceptos dentro de una disciplina colectiva. 
Un equipo obtendrá sus mejores resultados si utiliza el mayor número de conceptos adecuados a las características técnicas de los jugadores. Los sistemas de juego deben apoyarse en la técnica y en la percepción de los jugadores para aplicar conceptos complementarios que haga válido el sistema.
Existen muchas formas y combinaciones; lo importante es la adaptación a los jugadores disponibles y la simplicidad. De esta forma será más fácil mantener el ritmo de juego aunque el adversario cambie el tipo de defensa. 
Al diseñar el ataque contra defensas mixtas, utilizamos cinco conceptos básicos que creemos deben incorporarse a cualquier tipo de ataque efectivo.
- Bloqueos directos.
- Bloqueos indirectos.
- Divisiones.
-Huecos.
- Rebote ofensivo.
Los bloqueos son directos cuando se bloquea al defensor del compañero que tiene el balón. La finalidad de estos bloqueos es ayudar a que el jugador con balón pueda dividir más fácilmente, por lo cual se crea una nueva línea de pase y se puede forzar al defensor-ayuda a salir de su teórica posición.
Los bloqueos también pueden ser indirectos y se pueden hacer para un compañero o para uno mismo, es decir el autobloqueo.
Ambos bloqueos son conceptos que se aplican normalmente contra defensa individual pero son muy útiles contra zonas.
Las divisiones y la utilización de los huecos son conceptos que se aplican normalmente contra defensas en zona.
Las defensas mixtas más usadas son la “Caja y Uno” y la “Triángulo y Dos”. Otras posibles combinaciones desde la defensa individual se sitúan en las estrategias de “flotación” sobre determinados jugadores.
La defensa mixta “Caja y Uno” se asemeja a las defensas en zona. En cambio la defensa mixta “Triángulo y Dos” es semejante a la defensa individual pues la debilidad de los jugadores distribuidos en zona les obliga a continuos ajustes por lo que en esencia defienden en “flotación” cuando su “par por aproximación” no tiene el balón.
La esencia de las defensas mixtas es la sorpresa, el momento de su utilización y el tiempo de permanencia de este modelo defensivo. Son especialmente útiles contra equipos muy organizados, es decir que utilizan sistemas rígidos contra cada tipo de defensa, y para limitar la aportación ofensiva de su o sus jugadores más determinantes.
Para atacarlas con éxito los jugadores deben tener tres cualidades esenciales:
- Capacidad de lectura de las situaciones del juego.
- Conocimiento de los conceptos adecuados.
- Determinación para aplicar sus capacidades.
CONCEPTOS GENÉRICOS
Intentar que los jugadores defendidos en individual reciban el balón. A tal fin se puede utilizar bloqueos directos e indirectos sobre el jugador defendido en individual.
Es importante prever los jugadores que pueden ser defendidos en individual para aplicar una forma de ataque adaptado a cada circunstancia.
El modelo de ataque no debe modificar el estilo de juego del equipo.

Se puede jugar con juego libre apoyado en los conceptos expuestos o con un ataque premeditado rígido.

© Copyright 2020 Entrecanastaycanasta.com