Mobirise
free amp templates

Los Conceptos de Juego

Así como los Fundamentos recogen los rasgos y movimientos del Gesto Técnico del jugador individual, los diferentes Conceptos del juego del Baloncesto recogen aquellos que dan lugar a situaciones que benefician al equipo. Unos como elementos o unidades de movimiento eficaz insustituibles, otros como normas de aplicación común a situaciones de juego simples. 
Son la esencia del juego, los principios generales del juego en equipo que, como en toda actividad deportiva de cooperación/oposición, requieren y promueven el comportamiento estratégico básico del jugador.
Los Conceptos de juego, las estrategias individuales y las capacidades técnicas individuales deberían estar directamente relacionados. Pero ha de observarse que el elemento impulsor es la técnica individual.
Recíprocamente, con la aplicación de los Conceptos, la Técnica individual alcanza su auténtica finalidad al utilizarse para el beneficio del equipo.
Durante las fases de juego de ataque o de defensa de un encuentro de baloncesto, los jugadores pueden aplicar:
Conceptos genéricos: Normas de aplicación común para todos los jugadores que deberían irse introduciendo desde los niveles de iniciación.
Conceptos específicos: Situaciones de juego concretas en las que, generalmente, participan dos o tres jugadores.
Estos conceptos se van aplicando según avanza la formación del jugador y su nivel técnico.
Jugar al baloncesto es algo más que dominar los Fundamentos de la Técnica Individual tales como tirar, pasar o botar.
Es controlar el juego.
Crear situaciones de ventaja.
Abrir espacios.
Saber jugar con el poste alto y bajo.
"Leer la reacción" del pasador, de su defensor y de los jugadores alejados.
Imponer el ritmo de juego a través del control tiempo - tanteo.
Provocar la comisión de faltas personales a jugadores clave del contrario.
Utilizar la técnica individual de cada jugador en beneficio del equipo.
La aplicación de los Conceptos de Juego permite llegar a conseguir la realización de todos estos objetivos y situaciones.

Guía para enseñar la defensa en poco tiempo 

En un equipo no profesional el tiempo para entrenar es muy limitado. En la mayor parte de ellos su duración no es superior a una hora y media, no todos los días, y se inicia la competición después de apenas dos semanas de entrenamiento. 
Se necesita mucho tiempo para preparar las defensas de zona o individual y sus variantes además de las situaciones especiales de jugadas desde fuera de banda, de últimos segundos, de contraataque y el entrenamiento de los aspectos técnicos que es el de mayor importancia.
Y aunque hubiera tiempo, no se puede confundir a los jugadores con excesivo número de sistemas, de defensa o de ataque, ya que su capacidad para dominarlos y aplicarlos con eficacia puede ser desbordada llegando a agobiarlos.
Sin embargo, es posible agrupar todas las situaciones defensivas en los Conceptos que muestra el cuadro adjunto, aplicables en cualquier circunstancia, que simplifican la enseñanza y el aprendizaje sin considerar la variedad de los modelos de defensa.
Conceptos genéricos para la defensa al hombre
1. Fomentar el empleo de la la visión periférica para poder mirar a la pelota y al adversario a la vez, prestando mayor concentración al balón que al jugador.
2. Conocer lo antes posible las características del adversario para aprender todos sus trucos. Es importante que los jugadores del banquillo observen los puntos fuertes y débiles del adversario a defender para cuando entren en juego.
3. Alternar los movimientos de pies defensivos con los de la carrera.
4. Contener al adversario directo con balón no concediéndole demasiada distancia.
5. Posicionarse, cuando el adversario a defender tiene el balón en áreas peligrosas, con las rodillas siempre flexionadas, listas para saltar o correr, los pies paralelos y un brazo arriba.
6. Situarse por delante o en 3/4, entre el balón y su "hombre", en la defensa a los postes bajos para que no reciban el balón y, en todo caso, lo hagan fuera de su posición.
7. Ir al lado del "hombre" al que se defiende, no por detrás, respondiendo a sus movimientos al tiempo que éste los realiza.
8. Controlar la cintura del adversario, cuando tiene el balón y no ha usado el dribling, para no caer en las fintas.
9. Seguir el ritmo del bote del balón de arriba a abajo, tratando de robarlo en el movimiento descendente.
10. Alejarse de su par, flotar, cuando el balón está en el lado opuesto. Si la opción es perder de vista al jugador o al balón siempre se toma la de perder el balón.
11. Recuperar rápidamente la posición sobre su par, sin perder el equilibrio y evitando la precipitación, cuando se ha dado espacio (flotación) y el adversario directo recibe un pase.
12. Evitar hacer faltas personales que muchas veces indican falta de concentración o de dedicación a las tareas defensivas.
13. Pelear por deslizarse entre los bloqueos. Los cambios defensivos de "hombre" solamente se realizarán cuando sean absolutamente necesarios.
14. Estar en disposición de ayudar en defensa a cualquier compañero del equipo que lo necesite.
15. Hablar en defensa orientando a los compañeros sobre todo en los cambios y ayudas defensivas.
16. Mantener una mano elevada, la del lado de tiro, si el adversario a defender es buen tirador con la otra mano abajo para prevenir la salida en dribling.
17. Evitar bajar el brazo, si se salta a puntear un tiro, a fin de prescindir de faltas personales inútiles.
18. Bloquear al adversario que realiza un tiro manteniendo el contacto físico con él hasta que se consiga la recuperación del balón. (bloqueo del rebote defensivo)
19. Asegurarse de que algún compañero del equipo se encarga de nuestro "hombre" si se participa en un salto entre dos o se lanza un tiro libre.

20. Tener controlado el balance defensivo del equipo durante el ataque, con al menos un jugador en el medio campo para evitar o dificultar el contraataque.


Conceptos genéricos para la defensa en zona
Dominados los conceptos de la defensa individual se aplicarán con más efectividad estos breves Conceptos genéricos propios de la defensa de zona.
Presionar fuertemente el balón, no permitiendo pasar, botar o tirar con comodidad, con el objetivo de mantenerlo en el perímetro.
Obligar al adversario a llevar el balón hacia zonas exteriores, no permitiendo las penetraciones para lo cual ayudarán recuperando sus posiciones con la máxima actividad.
Impedir que el balón, en especial cuando está debajo de la línea de tiros libres, llegue a los jugadores interiores.
Defender con anticipación los cortes atacantes por la zona.
Intentar mantener el balón en un lado de la cancha con el objetivo de evitar que se mueva de lado a lado ya que la mayoría de los sistemas de ataque se desarrollan con el principio de inversión del balón. Para ello la posición de los pies y de las manos del defensor sobremarcarán el centro de la cancha orientando al atacante hacia las líneas de fondo.
Retrasar lo más posible que la segunda línea defensiva tenga que salir en la defensa de espacios exteriores.
Avisar los cortes adversarios y las ayudas es clave para el éxito de este tipo de defensas. Sin comunicación son menos eficaces.
El defensor sobre el balón gritará: ¡balón!
Los defensores de los postes gritará: ¡poste!
El defensor del lado débil avisará: ¡ayuda!
Entrenar la defensa en zonas para que los jugadores crean en ella.
No utilizar esta defensa muy prolongadamente. Es conveniente ponerla en práctica después del tiempo muerto del rival.

10 Reglas de Oro para el ataque

Desde la aparición de los sistemas de continuidad de pases (ideado por H. C. Carlson de la Universidad de Pittsburgh), los tipos de sistemas de juego han llegado a ser casi tan numerosos como los entrenadores. 
Estos sistemas van desde simples a complejos. Cada uno tiene un nombre que lo describe o identifica, tal como: Doble Poste, Poste Alto - Bajo, 1-3-1, Passing Game, el Poste Unico, Triángulo, Control del Balón, Triple Poste, Shuffle, Flex, etc.
Todos estos ataques complejos o simples, se atienen a diez reglas.
Estas reglas están basadas en la experiencia y en la evolución del juego. La mayoría de ellas constituyeron la base del juego de muchos entrenadores en el pasado. Hoy pueden servir de guía, como conceptos de juego, para que el entrenador desarrolle sus modelos ofensivos.
Si se dominan estas diez reglas, un equipo puede abordar con éxito la fase de ataque.

1. Tener siempre un jugador en posición de protección .

El jugador, en esta posición de protección, está en disposición de invertir el balón y es el primer defensor del balance defensivo en el caso de que el balón se pierda.

Además, desde esta posición de eje del ataque, tiene la posibilidad de marcar el "tempo" y las características del juego.

Un entrenador mantendrá siempre esta protección al diseñar su ataque. Si es un entrenador muy conservador dispondrá una protección extra con más jugadores en esta posición.

Con los movimientos del ataque un mismo jugador no puede mantener siempre la posición de seguridad, por lo que será reemplazado por otro .

Este concepto de ampliar el número de jugadores en la posición de seguridad para así mantener un buen balance defensivo abre las posibilidades estratégicas de controlar el balón en relación con el tiempo - tanteo.

2. Movimiento de jugadores

El ataque que incorpora el movimiento de jugadores como característica esencial del sistema, crea situaciones más difíciles de defender. Pasar y cortar es un concepto básico importante y muchos entrenadores hacen de ello la base de su ataque.

Un ataque que utiliza el movimiento de sus jugadores es más difícil de defender que el que tiene, como arma principal, el movimiento del balón.

Después de pasar el jugador puede, además de cortar siguiendo el balón para recibir un pase de vuelta, crear un bloqueo directo al jugador con balón, o uno indirecto en zonas alejadas, o favorecerse de las posiciones de los postes bajos para recibir bloqueos.

El desplazamiento del jugador cortando bajo el aro amplía los espacios exteriores beneficiando, en sus posibles acciones de 1x1, a los jugadores situados en esas posiciones.

El movimiento ofensivo obliga a un reajuste defensivo debilitando su solidez y sus ayudas defensivas.

Los jugadores, sin una participación directa sobre el balón, deben desplazarse reemplazando las posiciones de los compañeros, creando con sus movimientos situaciones de ventaja. (Regla 10)

3. Ir al encuentro del balón


El receptor del pase debe tener el hábito de moverse siempre para recibir el balón. Esta acción impide, incluso a la defensa agresiva, interceptar el pase.  


La acción de moverse no es sólo ir al encuentro del balón. Cuando un jugador puede recibir el balón en su posición sin demasiados problemas defensivos, la recepción del balón dando un paso o con un pequeño salto en primer tiempo favorece los posteriores movimientos de los pies.

4. Jugar con el poste bajo

Por la peligrosidad de su posición cercana al aro y también como inversor del balón de un lado a otro de la cancha, el juego con el poste bajo es la llave para abrir las defensas agresivas.

Un pase interior obliga a los defensores exteriores a cerrarse sobre la posición del poste lo que libera a sus pares.

Una vez pasado el balón debería jugarse la regla segunda, cortar y reemplazar y así evitar el marcaje 2x1 sobre el poste bajo.

5. Movimiento del balón

La inversión del balón al lado opuesto de la cancha crea situaciones de 1x1.

El movimiento de balón obliga a un reajuste completo de la defensa y frecuentemente abre posibilidades cuando el movimiento defensivo no se sincroniza con el ataque.

La situación óptima combinaría el movimiento del balón, de los jugadores y la utilización del dribling.

6. Tirar y seguir 


El jugador que tira a canasta es el más adecuado para conseguir el rebote ya que en el momento en que el balón sale de su mano tiene una idea bastante clara de si su tiro tendrá éxito.


Si intuye que el lanzamiento se malogrará, también presiente hacia dónde moverse para recuperar el balón, si el rebote será corto o largo, a izquierda o derecha. Por tanto, él tiene la mejor oportunidad para conseguir una posición ventajosa de rebote.


El rebote ofensivo es de un incalculable valor ya que permite segundos tiros y mayor número de posesiones de balón.

7. Utilización del dribling

La mejor y más rápida jugada surge de la utilización equilibrada del dribling con el movimiento del balón.

Con la regla actual de los veinticuatro segundos de posesión adquieren más importancia las acciones técnicas que las estratégicas.

Un jugador con capacidad para crear peligro en el 1x1 obliga a ayudas defensivas que abren líneas de pase, espacios, asistencias para un tiro desde 6,25 o asistencias para los jugadores interiores.

El dribling es el factor desequilibrante en el baloncesto actual.

8. Aclarar posiciones al jugador con balón

Los jugadores próximos al jugador con balón que inicia el dribling deberán abrir espacios para permitir el 1x1 y mejorar las líneas de pase.

Esta regla de abrir espacios se mantiene cuando el balón se pasa al poste bajo, aunque en esta ocasión, éste no deberá botar el balón hasta que los jugadores exteriores corten y así tener el espacio libre.

9. Utilización de conceptos específicos

Cuando los adversarios son muy fuertes, el equipo deberá recurrir a sistemas con bloqueos.

El fin de un bloqueo es el de interrumpir el camino de un defensor adversario dentro de la legalidad del reglamento. En la mayoría de los casos, una vez ha tomado su posición el bloqueador, deberá permanecer estacionario para librarse de la responsabilidad de cualquier contacto que pueda suceder.

Como consecuencia, el éxito de la mayoría de los bloqueos dependerá de los oportunos movimientos del jugador para quién el bloqueo se realiza.

Para evitar en ellos los cambios defensivos deberán intervenir jugadores de características físicas diferentes como por ejemplo interiores con exteriores y viceversa.

Además, deberán utilizarse combinaciones de conceptos específicos como el bloqueo indirecto más pick and roll, el bloqueo ciego más triangulación, el pick and roll más triangulación, el bloqueo ciego más pick and roll, etc.

Estas tácticas requieren de prácticas numerosas para sincronizar los movimientos de todos los jugadores involucrados.

10. Mantener la defensa ocupada

Es muy efectivo el ataque que obliga a la defensa a una constante atención sobre el balón y a la vez sobre el par a defender.

Para los jugadores defensivos tiene mucha dificultad controlar al balón y a su par cuando los jugadores ofensivos están en movimiento constante mientras el balón está siendo pasado.

© Copyright 2020 Entrecanastaycanasta.com