Mobirise
website templates free download

Principios Ofensivos

La eficacia de un ataque requiere, como condición previa, que se asigne a cada uno de los integrantes del conjunto tareas que le permitan emplear, en la mejor manera posible, sus destrezas individuales.

Los jugadores deben dominar totalmente los fundamentos individuales, tener la suficiente habilidad en el uso de los conceptos de juego y también dominar los espacios y la conexión entre los jugadores exteriores y los interiores. 

En la distribución de los jugadores y su participación en las situaciones de juego planeadas debe prevalecer el criterio de la mejor utilización de sus particulares capacidades. 

Contra la flotación

Cuando un defensor flota alejándose de su marca significa que su adversario no se mueve.  

En un equipo con sistemas de juego libre el mejor recurso para eliminar la flotación consiste en que el atacante (cuyo defensor flota) se corte rápida y decididamente hacia el aro.  

En equipos con sistemas ofensivos controlados por normas y opciones, el entrenador deberá revisarlas para evitar esta situación de desventaja, modificando la dinámica del juego. 

Ataque con dos postes

Los jugadores postes pueden jugar de muy diversas maneras.  

Al pivot puede emplearsele como organizador, como medio ofensivo y como creador de situaciones de ventaja. Probablemente su eficacia sea mayor cuando no permanece estacionado en un determinado punto, sino que se desplaza alejándose y volviendo a su posición inicial. 

La distribución Alto-Bajo de los jugadores postes permite abrir espacios para el juego interior, beneficiándose al mismo tiempo los jugadores exteriores de tener espacios abiertos para la penetración. Al definir los sistemas posicionales, el entrenador deberá elegir las situaciones de juego con las que los jugadores puedan desarrollar sus aptitudes.  

La distribución Alto-Bajo beneficia la aplicación de situaciones dinámicas modernas. La participación de los Pivots en las transiciones ocupando uno de ellos la posición del Poste Bajo para forzar 1x1, (alimentados desde la posición del alero) y el otro jugador pivot invirtiendo el balón o bloqueando directamente, es un arma importante de rendimiento colectivo y de formación en las etapas últimas de base pues, con este procedimiento, se hace imprescindible la participación de estos jugadores. 

En orden al desarrollo estratégico (estrategia genérica que se inicia en las primeras etapas y se mantiene a lo largo de toda la vida deportiva), para que los jugadores exteriores puedan alimentar al Poste Bajo deberán desplazar el balón rápidamente a los jugadores ubicados en las posiciones abiertas. De esta forma todos corren, los jugadores y el balón. 

Los conceptos actualmente al uso (Pick and Roll & Pop, Dentro-Fuera, Triangulaciones y los Bloqueos Indirectos de un jugador interior a otro exterior) son situaciones de muy alto rendimiento favorecidas por esta distribución.  

Otras situaciones de juego que los entrenadores plantean a menudo, alejadas de este modelo, tienen por objetivo asegurar una mayor definición del jugador ejecutor y un mayor control del balón y del tiempo, y por ende del balance defensivo. 

Situaciones imprevistas

Un sistema de juego puede desbaratarse si no reúne opciones que resuelvan las situaciones imprevistas que se puedan presentar en un partido de baloncesto.  

Las variantes ofensivas y defensivas empleadas por el oponente durante el partido pueden ser factores de perturbación tan poderosos que los métodos cerrados pueden ser inoperantes.  

El entrenador debe preparar a su equipo para todas las contingencias tanto en ataque como en defensa. La fórmula es apoyar las situaciones de juego con opciones específicas o de praxemas genéricos. 

Diferencias de los jugadores

Un mismo sistema de juego puede no dar idénticos resultados frente a distintos equipos que utilicen la misma defensa. Valga este ejemplo simple: no es posible atacar de la misma forma a un equipo integrado por jugadores altos y lentos, que a otro compuesto de jugadores pequeños, rápidos y agresivos.  

El entrenador puede aplicar las defensas de distinta manera, principalmente en razón de estas diferencias, pero en estructuras más específicas debe tener controlados los puntos fuertes y débiles a nivel colectivo e individual (características del juego, cambios estratégicos, etc.)  

La aplicación de diferentes situaciones de juego para rentabilizar las aptitudes de los jugadores, sirviéndose de las estrategias individuales y de las ventajas sobre el par defensor (envergadura, acumulación de faltas y otras de carácter estratégico), debe formar parte del bagaje del juego colectivo.  

Cambios de táctica

Cuando fallan las tácticas planeadas, el equipo debe hallarse preparado para cambiar su sistema de defensa o de ataque sin pérdida de tiempo.  

No hacen falta largas explicaciones para poner en marcha el cambio táctico. El secreto está en la preparación particular del partido.  

El cambio estratégico se puede efectuar en el modelo defensivo y también en el ofensivo, con formaciones y explotación de los recursos individuales contrarios a los modelos anteriores.  

No demasiadas variantes

No es posible ejemplificar y analizar todas las variantes que pueden utilizarse de una determinada defensa o de ataque.  

Solo se han de estudiar aquellas que se consideran más efectivas y que hayan sido debidamente probadas.  

Se descartan, por tanto, las que sólo han sido concebidas teóricamente y las improvisaciones.  

Ante todo, el contraataque

El contraataque es la primera y la mejor arma para atacar cualquier tipo de defensa. Cuando éste no resulta, es necesario recurrir al ataque planeado.  

Las posibilidades de realizar contraataques dependen de la calidad de la fase defensiva. Pero en el baloncesto actual, aún con una buena defensa, es difícil jugar el contraataque.  

Por el contrario, el ataque colectivo con transiciones adaptadas a los sistemas, es una variación del contraataque nada desdeñable.  

No obstante, tanto los contraataques (ventaja numérica) como las transiciones (tiempo y espacio) adolecen de falta de definición para la puesta de situaciones de ventaja concreta adaptadas a la situación del partido (tiempo-tanteo, faltas personales, ventajas individuales, etc.

El Contraataque

El contraataque en el Baloncesto es una acción ofensiva para llevar el balón con la máxima rapidez y eficacia hacia la canasta contraria con el propósito de obtener ventaja sorprendiendo al equipo adversario durante su ajuste defensivo.


El contraataque está generalmente reconocido como el estilo de juego más atractivo, tanto para los jugadores como para los espectadores. El baloncesto es esencialmente un juego de acción dinámica, y el contraataque proporciona este juego así como canastas fáciles. Es, junto al juego interior y las penetraciones, el que produce el mejor rendimiento a la posesión del balón, constituyendo una de las armas más devastadoras del baloncesto. Así mismo facilita las ocasiones de encestar más rápidas y fáciles, y es particularmente eficaz para combatir la superior talla física de los adversarios y determinadas carencias propias. 


Un buen contraataque produce un complejo psicológico sobre el atacante adversario obligándole a pensar siempre en su defensa, lo que a menudo ayuda a disminuir su potencia ofensiva. La dificultad estriba en resolverlo con una ejecución correcta. Mal ejecutado, no solamente fracasará sino que se volverá a menudo en contra del equipo que lo practica como ocurre en aquellos que no hacen más que correr y correr, perdiendo la posesión del balón, bien por un mal pase o por infracciones.  


El principio del contraataque consiste en conseguir que el ataque sea superior en número de jugadores a la defensa y resulten, en consecuencia, situaciones de ventaja de 4x3, 3x2 o 2x1. Para conseguir ventaja es evidente que la velocidad en la reacción y en el desplazamiento son esenciales, a la vez que la organización y la destreza en los fundamentos. Pero si no se consigue la superioridad numérica, la subida rápida del balón también es útil para intentar la canasta cuando la defensa es más débil, antes de que el adversario se organice.  


La organización defensiva, que va desde la defensa de zona a la defensa individual pasando por variantes con mezcla de ambas defensas, tiene dificultades frente al contraataque. 


Cuando se realiza un contraataque, se pueden crear las siguientes situaciones de ventaja: 

. Ventaja numérica en situaciones de 2x1, 3x2 etc. 

. Ventaja de espacios en situaciones de 1x1, 2x2, 3x3. Al reducirse momentáneamente el número de jugadores los espacios se amplían y dan ventaja al equipo atacante. 

. Desorganización defensiva. En el momento del cambio a la fase defensiva los jugadores no tienen la organización y las ayudas que pueden desarrollar posteriormente. La adaptación lenta y poco rigurosa a la fase defensiva es una ventaja que el equipo en posesión del balón puede aprovechar para penetrar a canasta, el juego interior, triangular con un jugador interior, etc. 


 Para poder realizar buenos contraataques se necesita: 

Una buena defensa que provoque un mal porcentaje de encestes del adversario y consecuentemente se produzca un mayor número de rebotes.  

Un rebote defensivo sólido que permita un primer pase inmediato.  

Contar con un base rápido e inteligente que lidere al grupo, canalice las instrucciones del entrenador y discipline al resto del grupo para poner en marcha los mecanismos trabajados en los entrenamientos.  

Una buena organización y distribución de roles.  

. El “tempo” de juego del equipo contrario, ya que cuanto más agote su tiempo de posesión, más difícil será el cambio a la fase de contraataque del equipo defensor. 

Las capacidades propias para desarrollar un buen contraataque. Capacidades físicas y técnicas. El éxito de este sistema de juego rápido no se logra sólo con desearlo sino que requiere como condición principal la preparación constante de las aptitudes físicas, la destreza en las aplicaciones técnicas y el dominio de las situaciones de juego siempre cambiantes.  


 La oportunidad del contraataque se producirá no solamente sobre la base de factores objetivos, sino también dependiendo de la iniciativa subjetiva de cada jugador. La clave consiste en la coincidencia entre lo subjetivo y lo objetivo, es decir, el resultado de la coincidencia de la observación, juicio y decisión de los jugadores atacantes con la situación y disposición reales de los contrarios. Por ello es fundamental que los jugadores lean el juego y tomen decisiones rápidas. 


Una de las características del contraataque es que ni parte de situaciones organizadas ni se enfrenta a defensas establecidas. Sin embargo, no es un juego desorganizado y se necesitan horas de entrenamiento para adquirir la destreza en los fundamentos que se ponen en práctica así como para determinar y organizar normas y espacios. 


VENTAJAS 

. Se consiguen canastas fáciles. 

. Gusta al jugador y al público. 

Se ocultan defectos técnicos, más aparentes jugando sistemas posicionales. 

. Se hace valer la fuerza sobre la técnica. 

. Acelera el ritmo del juego y hace que el adversario juegue con precauciones. 

Enseña a los jugadores a estar siempre alerta y oportunistas. 

Es la consecuencia de una buena defensa y la motiva. 

. Es un excelente recurso de enseñanza en el trabajo de equipo. 

. Da oportunidades por igual a todos los componentes del equipo y desarrolla la personalidad de los jugadores. 

DESVENTAJAS

. Se necesita una buena defensa y el dominio del rebote defensivo. 

Es imprescindible tener un buen base y sacar buenos primeros pases. 

.  Se precisa de una buena organización de los que corren ocupando las tres calles, y del balance defensivo. 

La rapidez conduce muchas veces a la precipitación y a la desorganización. 

Se producen muchas pérdidas de balón y el tiempo no juega a favor del equipo que va ganando. 

El valor de la posesión del balón es frecuentemente olvidado. 

Puede provocar individualismo en los jugadores con habilidad y olvidar el juego en equipo, 

. Puede quebrantar la buena defensa del equipo.

La Transición Ofensiva

Una de las características más apreciadas de nuestro deporte de la canasta es el juego sin pausa. El baloncesto es esencialmente un juego de acción dinámica y la transición proporciona juego dinámico.  

El juego en transición defensa-ataque es un sistema ofensivo organizado para pasar de la defensa al ataque de una manera enlazada y fluida con la máxima rapidez y eficacia.

Este tipo de juego, en transición ofensiva, se utiliza en un alto porcentaje de veces después de recibir canasta del equipo adversario.

Son sistemas rápidos en los que participan los cinco jugadores en cancha, que aprovechan el despliegue a la zona de ataque, y permiten actuar con rapidez, antes de que la defensa se organice, con el objetivo de sorprender y obtener ventaja sobre el adversario.

A diferencia del contraataque en el que las decisiones del juego ofensivo vienen determinadas por la defensa, es decir por el número de defensores (ventaja numérica 1x0, 2x1, 3x2, etc.) o por los espacios libres (ventaja por espacios 2x2, 3x3), en las transiciones las pautas del juego corresponde, al menos inicialmente, al ataque.

El paso defensa-ataque de forma dinámica tiene cinco partes diferenciadas:

Posesión del balón. Puesta en juego del mecanismo de ataque desde el rebote o después de canasta. Organizar quién saca el balón desde el fondo de la cancha y de quién, cómo y dónde recibe el jugador base el balón. Velocidad en el primer pase de contraataque. Los jugadores deben ser capaces de conseguir el balón y ponerlo en juego rápidamente. 

. Contraataque primario. Ocupación de calles. Aperturas diversas con tres jugadores. Llevar el balón por el centro. Traspasar rápidamente la línea de medio campo.

. Contraataque secundario. Adaptación al ataque de los jugadores 4 y 5.

. Juego organizado con variedad de opciones.

. Rebote ofensivo y balance defensivo asegurado.

Scouting de Transiciones Ofensivas


Luis Casimiro


Sergio Scariolo, Aito Gª Reneses, Lon Kruger, Greg Popovich, Van Gundy


Isiah Thomas, Pat Riley, George Karl, Nat Mcmillan

El ataque dinámico:
LA TRANSICION

por Tim Shea

Los Chicago Bulls, iluminados por la gran estrella Michael Jordan, casi están siendo capaces de hacer olvidar a algunos grandes equipos de la historia reciente de la NBA.
Los amantes del baloncesto difícilmente olvidan unos equipos que, en tantas ocasiones, hacían que a las cuatro de la mañana (horario de transmisión en directo desde EEUU) te levantaras de tu sofá para aplaudirles.
Fresco en nuestra memoria quedan los Celtics de Boston o los Lakers de los Angeles, y el tema central de esta exposición, los “bad boys”- Los Detroit Pistons, campeones de la NBA en 88-89 y 89-90.
Con el coach Chuck Daley de entrenador principal, (asistido por un joven Brenden Malone) Isaah Thomas como jefe de batalla, y Dennis “gusano” Rodman y compañía como los soldados, se formaba una especie de máquina de guerra multi-armada.
Y una de las armas utilizadas es, la que podemos titular, “el ataque dinámico: la transición” que unida a una gran defensa, basada en el fuerte contacto corporal, les permitió a los Pistons controlar, en todo momento, el tiempo de juego.
En contraste con el estilo “up time” de los Lakers de los Angeles, o el actual “movimientos triangulados” de los Chicago Bulls, el ataque dinámico: la transición es también un baloncesto total fundado en unos conceptos modernos. Unos sistemas que a continuación explicaré.
REGLAS
A diferencia del contraataque el ataque dinámico se practica:
después de una canasta encajada, siendo preciso un
saque de fondo rápido, con todo el equipo corriendo hacia los
lugares preestablecidos, identificando las
claves o señales, para iniciar, sin pausa un
específico sistema de ataque.
“POR QUÉ”
el factor tiempo: 24 segundos.
la defensa, todavía colocándose, es más vulnerable.
proporciona las ventajas de un ataque estático (triángulo de reboteadores, equilibrio defensivo, variedad de soluciones y, sobre todo, tiros cómodos).
Propone un juego espectacular para los aficionados.

es sencillo, fácil de aprender y enseñar.

Es preciso explicar el significado de la regla 4°: “claves o señales.”
¿ como pueden los jugadores identificar y ejecutar la transición especifica, teniendo en cuenta que, desde el momento en que se sacó el balón de fondo, están en plena carrera.? las claves, para toda una serie de sistemas, están en las acciones que pasan o no entre el base y el escolta. 
a continuación: el ataque dinámico.

Unicaja de Málaga 2.008

Transiciones

© Copyright 2020 Entrecanastaycanasta.com