Mobirise
free portfolio website templates

Ataque a Zonas 



I. Introducción   -   II. Fundamentos   -    III. Conceptos    -    IV. Construcción  -  V. Sistemas  

I - INTRODUCCIÓN


1.1 - ATAQUE EFICAZ 

Para desarrollar un ataque eficaz contra las defensas en zona se necesita aplicar continuamente situaciones de ventaja sobre un defensor o sobre un área.  

La utilización exclusiva de los medios técnicos no será suficiente. La mera repetición de pases, el abuso del tiro exterior o del drible no sólo es ineficaz sino contraproducente.  

En consecuencia para desarrollar un ataque eficaz contra las zonas será primordial, además de dominar los fundamentos, que hacen útiles los diferentes modelos de ataque, tener en cuenta algunos aspectos respecto a ellas. 

La posibilidad de frecuentes cambios defensivos o la utilización de defensas combinadas o de ajuste son motivo de complicación para los sistemas de ataque.  

Estas estrategias, la limitación del tiempo de posesión del balón y el empleo simultáneo de presiones, que con frecuencia se emplean para retardar y desorganizar el ataque, obliga al uso de sistemas útiles contra todo tipo de defensas en zona y que contengan conceptos de juego adaptados a las habilidades de los jugadores.  

La eficacia de cualquier ataque lo determina la capacidad técnica individual de los jugadores y la adecuación de los conceptos de juego a sus habilidades particulares. 

Un sistema de juego está compuesto de diversos conceptos y utilizando el mayor número de ellos se obtendrán los mejores resultados. 

Para desarrollar eficazmente un ataque contra defensas en zona, se ha de conocer: 

Los jugadores adversarios que son lentos en volver a sus posiciones defensivas y las áreas que cubren esos jugadores. 

El tipo de alineación básica. 

Si los defensores se mueven fuera de sus áreas para ayudar a cubrir espacios en las sobrecargas. Es decir, si utilizan defensas de ajuste. 

Cómo resuelven los reemplazos interiores y la defensa de las equinas. 

Si efectúan 2x1. 

Cuando se establece un sistema de ataque contra defensas en zona debe tenerse en cuenta los siguientes principios fundamentales: 

Repartir los jugadores exteriores por fuera de la línea de 6,25 

Invertir el balón con pases precisos y rápidos. 

Poner a los tiradores donde puedan hacer los mejores porcentajes. 

Hacer llegar balones a los jugadores interiores. 

Utilizar el dribling para dividir y asistir. 


1.2 - FASES DEL ATAQUE POSICIONAL

El ataque estático o posicional consta de tres fases: 

Inicio. 

Desarrollo. 

Desenlace. 

1.2.1- Inicio 

Posiciones iniciales de los jugadores: 

Disposición de los jugadores en la cancha por roles. 

Distribución de los jugadores interiores y exteriores. 

Opciones y variables según las características de los jugadores. 

 1.2.2- Desarrollo 

Organización estratégica de los espacios: 

Reparto de los espacios y distancias entre los jugadores. 

Equilibrio de la cancha. 

Distribución de los jugadores respecto del balón. 

Movimiento del balón. 

Circulación rápida del balón. 

Distribución proporcional de ambos lados de la cancha. 

Participación equilibrada en el juego interior-exterior.  

Movimiento de los jugadores. 

Equilibrio de la cancha. Posibilidad de invertir el balón. 

Iniciativas medidas en el lado del balón y en el lado alejado. 

Actividad constante con y sin balón. 

Control espacio-tiempo. 

Control del tiempo respecto a la relación tiempo-tanteo. 

Control del tiempo de posesión. 

Juego según normas colectivas y conceptos.  

1.2.3- Desenlace 

Lanzamiento a canasta en condiciones óptimas de oportunidad técnica y estratégica. 

Rebote ofensivo. Responsabilidades. 

Balance defensivo. 


1.3 - DEFENSAS ZONALES

Hay varios aspectos a tener en cuenta respecto a las diversas defensas en zona: 

1.3.1 - Principios 

El principio básico fundamental de las defensas en zona es que los jugadores ajustan su posición defensiva con el balón y sus movimientos defensivos dependen del recorrido de este.  

Consecuentemente, las áreas que cubren los defensores dependen de la posición del balón por lo que cada defensor debe moverse rápidamente según lo haga el balón o habrá áreas que quedarán sin protección.  

Por lo tanto, toda defensa en zona presenta puntos frágiles porque cuando los defensores basculan para reforzar un punto de la cancha se genera automáticamente el debilitamiento de otro. 

1.3.2 - Tipos 

Existen numerosos tipos de defensas en zona y diferentes formas de enmascararlas. 

El equipo atacante debe saber si se enfrenta a una defensa estática o dinámica, tradicional o de ajustes, a defensas alternativas con cambios de individual a zonas cada vez que se encesta o cambiantes tras un pase.  

Otro tipo de defensa a descubrir es la defensa de ajuste, aquella en la que los defensores se mueven fuera de sus áreas para ayudar a cubrir espacios en las sobrecargas.  

Las defensas en zona presentan unas características claramente diferentes entre sí que deben conocerse para aplicar con ventaja los conceptos de ataque.

. VER:  Tipos de defensas en zona

1.3.3 - Objetivo

El objetivo de todas las defensas en zona es romper la medida del tiempo de los atacantes, confundirles y congestionar las posiciones interiores.  

1.3.4 - Móvil 

Uno de los motivos para defender en zona son las deficiencias observadas del dominio de los fundamentos en los jugadores del equipo contrario: 

Deficiencias en el tiro a canasta.  

Lentitud en la ejecución. 

Indecisión en el lanzamiento a canasta. 

Bajo porcentaje de acierto en tiros desde el perímetro. 

Deficiencias en la utilización del drible el cual se emplea  

para mejorar la línea de pase.  

para penetrar a canasta y doblar el pase.  

en los bloqueos directos para favorecer las penetraciones del jugador con balón.  

Imprecisión en el pase.  

falta de coordinación temporal entre pasador y el receptor. 

lentitud en las inversiones del balón.  

Bajo control espacial para leer

, las distancias respecto al perímetro de la defensa. 

líneas de pase. 

huecos. 

cortes, etc.

II - FUNDAMENTOS


2.1- EL TIRO

El tiro en suspensión es el lanzamiento a canasta más usado en el baloncesto.  

El lanzamiento se efectúa en el punto más alto de un salto vertical, que debe ser aprovechado para realizarlo con comodidad, elevar la posición por encima del adversario y sobre todo para armar el tiro con el mejor equilibrio después de un desplazamiento. Esta necesidad de equilibrio hace que no se utilice un gran salto al realizar este tiro a canasta.  

La caída después del lanzamiento debe permitir desarrollar otro movimiento inmediato ya sea ir al rebote, correr al campo defensivo o defender al adversario directo. 

El tiro es un fundamento de precisión, que requiere de continua práctica, en donde intervienen:

. La técnica. 

El equilibrio. 

La coordinación motora. 

La concentración mental y el control emocional. 

El automatismo a través del entrenamiento. 

2.1.1 - Selección 

El equipo deberá trabajar para obtener buenos tiros y los jugadores deberán aprender a distinguir entre un buen tiro y un mal tiro.  

No todos los jugadores son buenos tiradores y no todos tiran por igual por lo que será importante que el mayor número de lanzamientos a canasta lo realicen los buenos tiradores.  

Por tanto, será conveniente controlar estadísticamente los porcentajes de tiro en los entrenamientos para determinar quién debe tirar y desde qué punto.  

2.1.2 -Posicionamiento 

Cada vez que se efectúa un pase el receptor se moverá hacia el balón para, sujetándolo con ambas manos y con ambos pies bien apoyados en la cancha, poder tirar a canasta.  

En cuanto los jugadores reciben el balón deben situarse de cara a la canasta y con el balón alto, colocado y dispuesto para tirar o pasar a un compañero mejor situado, tratando de dejar poco tiempo a la defensa para que se recupere.  

Este mismo precepto se mantiene para el pasador: la posición alta de partida del balón, desde la que se realiza el amago de tiro, le permite el pase a dos manos.  

Pasador y receptor encadenan la acción con el balón a la altura de la cabeza.  

2.1.3 -Fintas 

Las defensas reaccionan al balón más que a los jugadores.  

Los jugadores deberían utilizar fintas de pase y amenazar con el tiro en cada recepción.  

2.1.4 -Errores frecuentas 

. Saltar desequilibrado 

. No mantener alineado el hombro, codo y muñeca. 

No tener buen acompañamiento del balón con la mano.  

Tirar lento.  


2.2 - EL PASE

El baloncesto se convierte en juego colectivo mediante el fundamento del pase.  

La rapidez de los desplazamientos del balón favorece el juego del equipo pero las pérdidas de balón son con frecuencia causa determinante de las derrotas en los partidos.  

Un equipo con buenos tiradores pero inhábiles en el pase puede ver reducido su número de tiros a canasta al conceder más posesiones al contrario por pérdidas de balón y, en consecuencia, perder el partido. 

La defensa en zona está preparada para moverse centrada en la canasta y congestionar los espacios próximos al balón. El movimiento del balón de lado a lado y de dentro a fuera obliga a la defensa a moverse en persecución del balón abriendo opciones de tiro. 

El jugador que tiene el balón debe ver toda la zona y ser consciente de la situación de todos los jugadores atendiendo a tres conceptos fundamentales del pase: 

El ángulo del pase. 

La dirección del pase. 

Los tipos de pase y su técnica. 

2.2.1 - Líneas y Triángulos  

Los atacantes deben mantener conexión entre ellos con triángulos de apoyo y buenas líneas de pase. Su distancia de separación oscilará entre 4 y 5 metros. 

Con el fin de mantener las líneas de pase, la distancia de los atacantes con el aro dependerá de la presión que ejerza la defensa. Si la defensa presiona la línea de pase, el ataque se ayuda con apoyos triangulares. 

La lectura del juego y el análisis espacial favorecerá el juego sin balón, concepto fundamental en el baloncesto. 

VER :  Triangulaciones

2.2.2 - Tres pases

Muchos entrenadores obligan a utilizar una norma consistente en realizar al menos tres pases antes del tiro.  

Cuanto más obligamos a la defensa a moverse para recuperar, alargar, cerrar, etc. habrá mayor probabilidad de que cometa errores.  

Esta norma, que no se debería llevar de forma rígida, reduce los tiros precipitados y por consiguiente los contraataques del equipo defensor.  

Leer la defensa. 

Buscar continuamente pasar a los jugadores interiores. 

Invertir de lado a lado el balón al menos una vez. 

2.2.3 - Movimiento del balón 

El movimiento de balón obliga a un reajuste completo de la defensa y frecuentemente abre posibilidades cuando el movimiento defensivo no se sincroniza con el ataque.  

Con inversiones rápidas de balón se consigue que la defensa realice un mayor esfuerzo que el ataque provocando desajustes. Por esto se aconseja no mantener el balón en las manos más de 3 segundos, evitando que la defensa se reorganice, y así aprovechar el lado débil con pases que rompan la zona.  

Debe tenerse en cuenta que el movimiento del balón en sí no es efectivo si se realiza de forma sistemática, por lo que es imprescindible para su rentabilidad leer los ajustes defensivos. 

Estas inversiones rápidas del balón se realizarán por los jugadores del perímetro a través del base, o del jugador que le supla en esa posición, por el poste bajo o directamente con pases transversales entre los aleros. Para ello es necesario mantener la línea de pase con algún compañero.  

Si la defensa es presionante los atacantes deberán abrirse más para agrandar el campo.  

La inversión del balón al lado opuesto crea situaciones de tiro y de 1x1. 

Mover el balón leyendo el ajuste defensivo. 

Conseguir que la defensa trabaje más que el ataque. 

Ejecución rápida. 

Utilizar las dos manos. 

No obsesionarse con el pase-asistencia. Pases sencillos. 

Utilizar fintas de pase. 

Inversión rápida del balón, de lado a lado. 

Pasar balones interiores. 

Cuanto más obligamos a la defensa a moverse, recuperar, alargarse, cerrarse, etc. más posibilidades de que cometan errores

VER : 1 x 1

2.2.4 - Los postes

No se debe caer en el error de pensar que solo se puede vencer una defensa en zona con tiros desde posiciones exteriores.  

El primer objetivo en el ataque posicional es intentar penetrar en el corazón de la zona con pases al poste alto y bajo. Si el poste recibe el balón los defensores se reagrupan sobre el atacante comprimiendo la defensa, lo que libera a los jugadores exteriores, y esto permite un tiro exterior cómodo o una posterior mejor línea de pase.  

Por la peligrosidad de su posición y también, eventualmente, como inversor del balón, el juego con el poste bajo es la llave para abrir las defensas agresivas.  

Igual que contra defensa individual, los jugadores interiores deben trabajar los movimientos individuales en ataque, aprender a tener la sensación de la posición del defensor y saber por donde pueden maniobrar.  

Además de su opción individual, el poste bajo puede buscar a los compañeros sobre el perímetro en la dirección opuesta al pasador, además de las posibles asistencias a un posible cortador.  

Una vez pasado el balón al poste bajo, debería jugarse “cortar y reemplazar”.  

2.2.5 - Movimientos sin balón  

Después del pase el jugador debe leer la reacción de la defensa y situarse de tal modo que con una nueva recepción del balón cree nuevos problemas defensivos.  

El estudio de la reacción de los defensores es determinante para un ataque eficaz. 

. Mantener buenas líneas de pase. 

Buena conexión entre los jugadores. 

Líneas de pase más abiertas contra defensas agresivas. 

Si la defensa presiona la línea de pase, ayudar al ataque con apoyos triangulares.  

No mantener la posición del defensor pues le facilita la labor.  

Ver siempre el balón. 

. Controlar los espacios de juego. 

Los jugadores deben ser capaces de reconocerlos y ocuparlos para la recepción del balón y el tiro. 

Cortes con cambio de ritmo. 

Cortar a los espacios libres por la espalda del defensor. 

. Reaccionar según la defensa. 

. Pedir el balón con la mano como blanco. 

Reemplazar las posiciones. 

. Moverse para que un compañero pueda ocupar mi espacio para recibir el balón. 

. Cortar a espacios libres. 

. Crear bloqueos o utilizarlos. 

No regresar al punto de partida. 

Abrirse a líneas de pase. Abrir y cerrar las distancias respecto de la canasta. 

Respetar distancias entre compañeros de 4-5 metros. 

Usar fintas para la recepción del balón.Rebote ofensivo o balance defensivo. 

Se debe encontrar un equilibrio en el juego entre los jugadores exteriores y los interiores cualquiera que sea la defensa a la que nos enfrentemos.

VER : Movimientos sin Balón

2.3 - EL DRIBLING

Es el factor desequilibrante en el baloncesto actual.  

Cuando se utiliza en armonía con el movimiento del balón, se convierte en la mejor y más rápida jugada.  

Un jugador con capacidad para crear peligro con el dribling de penetración obliga a ayudas defensivas que abren líneas de pase y espacios para los demás compañeros.  

2.3.1 - Dividir 

La penetración en dribling entre dos defensores obliga a la atención de ambos lo que permite una ventaja en otra área de la cancha de dos atacantes contra un defensor. 

Utilizar el bote para atacar o mejorar el ángulo de pase.  

Objetivos: 

Asistir a un compañero para un tiro desde 6,25. 

Doblar un pase interior. 

Penetrar para efectuar un tiro corto. 

Mejorar la línea de pase.  

2.3.2 - Utilización 

. Para atraer a un defensor y pasar a un compañero libre. 

Para penetrar a canasta entre dos defensores. 

Para mover la defensa en una determinada dirección. 

Para equilibrar espacios.

VER :  Dribling

2.4 - REBOTE OFENSIVO

El rebote en ataque es una de las armas más eficaces contra las zonas y de manera especial el rebote desde el lado contrario al de tiro. 

En las defensas en zona es más difícil bloquear los rebotes porque no existe una responsabilidad directa y continua de marcaje y el movimiento de balón obliga a un reajuste completo de la defensa lo que, frecuentemente, abre posibilidades al reboteador atacante cuando el movimiento defensivo no se sincroniza con el ataque.  

Las características de las defensas en zona pueden permitir al jugador atacante que, anticipándose, pueda tomar una posición de bloqueo sobre el defensor quien teóricamente debería ser el bloqueador. 

En la recuperación de los rebotes ofensivos las cualidades individuales de los jugadores - capacidad física, agresividad e intuición - son decisivas.  

La recuperación del balón en los rebotes ofensivos no sólo aporta faltas y segundas opciones, sino sobre todo da tranquilidad y seguridad a los tiradores.  

El jugador lógico para rebotear es el que tira a canasta.  

En el momento en que el balón sale de su mano, el jugador que hace el lanzamiento tiene una idea bastante clara del éxito o fracaso de su tiro.  

Si sabe que el lanzamiento fracasará, sabe si el rebote será corto o largo, a izquierda o derecha. Por tanto, él tiene la mejor oportunidad para conseguir una posición ventajosa de rebote.  

El balón parece caer en las manos del jugador que se mueve hacia el aro después de su tiro. Trabajar esta situación ayuda a los jugadores a formarse en el hábito de moverse hacia el rebote después de cada tiro. 

Además, en la distribución de roles se habrá designado qué jugadores deberían acudir al rebote ofensivo.  

El rebote ofensivo es de un incalculable valor: permite canastas fáciles y amplía el número de posesiones de balón.

III - CONCEPTOS


Cuando los adversarios son muy fuertes el equipo deberá recurrir a los conceptos, los cuales requieren numerosas prácticas para sincronizar los movimientos de los jugadores involucrados. 


3.1 - CONTRAATAQUES 

El principio fundamental de una defensa en zona es tener los cinco defensores protegiendo la canasta.  

Con este objetivo la defensa intenta establecer el “tempo” de juego que le parece favorable y una protección contra el juego interior que con otra defensa posiblemente no lo obtendría.  

Por lo tanto si se puede hacer llegar el balón al campo de ataque antes de que los cinco adversarios se estacionen en sus posiciones defensivas se habrá roto ese primer objetivo y habrá quedado reducida la eficacia defensiva. 

Sin embargo, después de una canasta o cuando el balón sale de los límites del campo es imposible construir ningún contraataque por lo que será necesaria la aplicación y el empleo de conceptos de juego. 

La presión, que aumenta el ritmo del partido, es otra estrategia eficaz para romper la zona antes de que se alinee correctamente.  

Nuevamente hablamos del “tempo” de juego: el equipo afectado por la defensa en zona debe intentar acelerar el ritmo del juego y evitar que la defensa tenga tiempo para organizarse. 


3.2 - PROTECCIÓN

La seguridad del balance defensivo es una de las funciones del jugador base.  

Él es el hombre de seguridad, a quien puede pasarse el balón cuando el compañero atacante se bloquea, el jugador que está en disposición de invertir el balón y el primer defensor del balance defensivo en el caso de que el balón se pierda.  

Además, desde esta posición, eje del ataque, tiene la posibilidad de marcar el “tempo” y las características del juego.  

En el supuesto de que el jugador que ejerce las funciones de base se desplace fuera de esta posición para crear situaciones de juego deberá ser siempre reemplazado por otro compañero y mantendrá su responsabilidad como garante de la defensa del contraataque junto al jugador que le ha suplido. 

Un entrenador mantendrá siempre esta posición de protección cuando diseñe su ataque. Si es un entrenador muy conservador dispondrá de más de una posición de seguridad para una protección extra.  

La seguridad no puede ser persistentemente del mismo jugador, pero en esa posición debería estar siempre un hombre de seguridad determinado por el movimiento del ataque.  

Este concepto de ampliar la seguridad para mantener un buen balance defensivo abre las posibilidades estratégicas en determinados momentos del juego relacionados con el tiempo-tanteo.  


3.3 - HUECOS Y PASILLOS 

Los jugadores deben saber reconocer los huecos y los pasillos que se producen en la defensa.  

Todas las defensas en zona tienen huecos, unos propios de la especificidad de la zona y otros generados por los conceptos puestos en juego por el equipo atacante.  

Los huecos interiores son los que precisan de mayor atención por ser los que presentan mejores porcentajes. 

Alimentar al Poste Alto es un objetivo prioritario. La llegada del balón a esta posición obliga a los defensores a replegarse por lo que, desde este punto estratégico, se puede alimentar de balones hacia todas las direcciones en especial hacia el Poste Bajo.

VER : Huecos

3.4 - BLOQUEOS

La utilización de los bloqueos contra las zonas es un recurso táctico de primer orden contra cualquier defensa de zona.  

Con los bloqueos se abren espacios y se crean desajustes defensivos.  

Los bloqueos, con diferentes objetivos, pueden ser en el poste alto y en el bajo. 

3.4.1 - Bloqueo directo  

en el poste alto para favorecer la penetración hacia canasta del jugador con balón obligando a ayudas que abrirán ventajas en otras áreas. 

Mediante el bloqueo se impide que el defensor pueda cubrir todo su espacio de responsabilidad por lo que dejará libre el pasillo por donde el atacante puede penetrar hacia canasta o asistir ante una ayuda defensiva.

VER : Bloqueo directo

3.4.2 - Bloqueo indirecto

exterior en el espacio del poste bajo y alto o en el interior de la zona para facilitar el tiro a un compañero que corta por la línea de fondo o para favorecerse el propio bloqueador de una asistencia después del bloqueo y posterior giro hacia el balón.

VER : Bloqueos Indirectos

3.5 - MOVIMIENTO DE JUGADORES

El ataque que incorpora el movimiento de jugadores como característica esencial del sistema crea situaciones más difíciles de defender.  

Pasar y cortar es una regla importante. Después de pasar, comúnmente, el jugador sigue su pase con la expectativa de recibir un pase devuelto o abrir espacios exteriores.  

Muchos entrenadores hacen de este concepto la base de su ataque.  

Un ataque que utiliza el movimiento de sus jugadores es más difícil para la defensa que el del movimiento exclusivo del balón como arma principal. 

El hecho de que el movimiento ofensivo obligue a la defensa a realizar reajustes supone un debilitamiento de su solidez y de los apoyos defensivos. 

Además del movimiento del jugador que pasa el balón, y en un segundo estadio, los jugadores deberían saber moverse sin una participación directa sobre el balón, reemplazando las posiciones de los compañeros y creando con sus movimientos situaciones de ventaja.  

El ataque que obliga a una constante atención de la defensa del balón y a la vez del ju

El ataque que obliga a una constante atención de la defensa del balón y a la vez del jugador estacionado en su espacio de responsabilidad es muy efectivo.

Inversión del balón. Cuando la defensa está concentrada en cubrir los espacios interiores y los próximos al balón, la inversión rápida hacia el otro lateral puede permitir un tiro cómodo, una penetración o un pase interior 

Si los jugadores ofensivos se mueven a los espacios libres, mientras el balón está siendo pasado, crean problemas a la defensa.  

Es difícil para un jugador defensivo dominar el balón y el hombre, pero si éste corta cuando la pelota se mueve, el trabajo defensivo es aún más difícil.  

3.5.1 - Espacios libres 

Los jugadores deben ser capaces de reconocer los espacios libres y desplazarse por la espalda de los defensores para recibir el balón. 

Los cortes desde el lado contrario al balón al interior de la zona son muy efectivos porque se producen por la espalda de los defensores. 

VER : Espacios Libres

3.5.2 - Alejarse

La labor del defensor teórico se ve facilitada si se mantiene una posición cercana a él. 

El reconocimiento de las posiciones defensivas facilita la ocupación de espacios libres.  

Este concepto espacial deberá adecuarse a la distancia en relación con el balón para no perder la línea de pase.

VER : Movimientos y Espacios

3.5.3 - Dividir

Son desplazamientos de los jugadores para ocupar espacios intermedios entre los defensores. Cuando un atacante se estaciona entre dos defensores se produce la división 

El primer objetivo es que cuando se reciba el balón se esté libre de marca y se cree una situación de indefinición defensiva en la que dos defensores estén pendientes de un mismo jugador atacante.  

El segundo objetivo es comprimir la zona con los cortes.  

Es importante no dividir por norma y evitar que un defensor marque a dos atacantes. 

3.5.4 - Sobrecargas  

La sobrecarga se consigue situando más jugadores atacantes que defensores en una determinada área.

VER : Sobrecargas

3.5.5 - Sustituciones

Por este principio los jugadores se reemplazan en determinadas posiciones. 

Cuando un jugador atacante se desplaza, su defensor está obligado a seguirle hasta el límite de su responsabilidad librando momentáneamente el espacio que puede ser ocupado con ventaja por otro atacante.  

Uno de los problemas de las defensas en zona es decidir hasta dónde seguir al atacante que se desplaza y cuándo cambiar de marcaje si se produce tráfico en su espacio de responsabilidad.  

Los cortes en el interior obligan al defensor del centro de la zona a una doble atención.

VER : Reemplazos

IV - CONSTRUCCIÓN


4.1-ORGANIZACION

A partir del nivel técnico-físico de los jugadores se ha de determinar si la fuerza del equipo radica en el juego interior o en el exterior utilizando a los jugadores en los lugares para los que sean más idóneos. 

1.- La organización del juego posicional contra defensas en zona se basa en tres puntos: un equipo compensado en el perímetro (tiros exteriores) y en el interior, buena selección de los tiros a canasta y buena administración de los jugadores.  

Jugador base dominando la posición punta o en posiciones más adelantadas después del adelantamiento del balón para la sobrecarga en posiciones laterales o en el fondo de la cancha. 

La función del jugador escolta definiendo sus funciones como apoyo o alternancia de las funciones del base o como un ala más. 

. Qué jugadores en las alas y cuáles sus opciones. 

Ala-pivot jugando interiormente o alternando con las posiciones exteriores para apoyar la inversión del balón, corriendo o no el contraataque o todas ellas. 

. Pívot dominando la posición de poste o alternando sus funciones con el ala-pivot. 

2.- Los rebotes ofensivos reducen los contraataque y fuerzan a cometer faltas personales al equipo contrario, además del beneficio de tener más número de posesiones del balón. El equipo se ha de marcar como objetivo obtener de 12 a 15 rebotes ofensivos por partido. 

3.- Juego en transición y contraataques. Contra equipos de más talento es el arma que equilibra las oportunidades. El objetivo a alcanzar es de 20-25 por partido con un mínimo de éxito del 50%. Las pérdidas de balón es un dato a tener en cuenta a la hora de elegir este tipo de juego rápido, por lo que ese 50% de canastas convertidas puede ser insuficiente.  

4.- Pérdidas de balón. Con el balón en posesión del base para iniciar el contraataque o el juego posicional se reducen las pérdidas de balón. Máximo 12 por partido. 

5.- Selección de los tiros. Los jugadores en campo deben saber sus habilidades y qué parte del ataque se adapta a su juego. En cada equipo debería haber tres buenos tiradores y son estos los que deberían tirar a canasta. 15–20 lanzamientos por partido. 

6.- Equilibrio de espacios y organización. Estructurar y definir la posición inicial de los jugadores para combatir todo tipo de defensas. Iniciar el ataque con pase o dribling para definir las diversas opciones de ataque, con la posibilidad de cambiar el balón de lado. 


4.2- DEFINICION 

1.- Elegir el tipo de juego adecuado a tu equipo:  

Contraataque. 

Juego rápido o lento. 

Juego en continuidad. 

Juego libre, o sistemas rígidos o por conceptos. 

2.- Organizar el saque de fondo y de banda contra todo tipo de defensas. 

3.- Preparar estrategias para remontar diferencias desfavorables. 

4.- Designar los jugadores de rebote ofensivo en juego organizado o en transición. 

5.- Distribuir responsabilidades del balance defensivo. 

6.- Preparar jugadas de últimos segundos para convertir canasta y para el control del balón. 

7.- Utilizar jugadas especiales efectivas para sacar ventaja de determinados jugadores. 

8.- Si se tiene un gran tirador desde 6,25 prepararle alguna situación específica. 

9.- Organización del juego ofensivo de forma inmediata, con los apoyos suficientes para afrontar defensas cerradas y en presión en media cancha. 

10.- Ataque a las presiones con una única distribución. 


4.3 - METODOS  

Deben ser diversificados pero con una constante: la iniciativa y la utilización de conceptos dentro de una disciplina colectiva antes que juego encorsetado y rígido. Todo ello sin anarquía.  

Existen muchas formas y combinaciones; lo importante es la adaptación a los jugadores disponibles y la simplicidad. 

 

4.4 - ENTRENAMIENTO 

. Ejercicios técnico-tácticos o partes del sistema con respecto a las diversas defensas en zona. 

Entrenamiento en grupo para trabajar contra supuestas defensas tradicionales, de ajustes o en presión. 

Entrenamiento de los sistemas enlazando fases de juego. 


4.5 - ASPECTOS GENERICOS 

Todos los jugadores están dentro del movimiento. 

Utilizar a cada jugador en función de sus características individuales. 

Tener buen equilibrio defensivo y buen rebote ofensivo. 

Da a cada jugador la confianza para desarrollar sus capacidades con su iniciativa.  

Desarrollar las opciones del sistema de juego y hacerlas comprender a los jugadores para que lean la defensa y vean la posibilidad de jugar 1x1. 


4.6 - SCOUTING 

Averiguar de inmediato si el adversario emplea defensas enmascaradas ofreciendo una formación inicial para acomodarse. 

Qué tipo de zona: tradicional, de ajustes, mixtas, en presión para recogerse posteriormente a una defensa en zonas, etc.  

Cuáles son sus debilidades: lentitud de determinados jugadores para recuperar sus posiciones defensivas, cómo solucionan los bloqueos directos, cómo cubren el tráfico interior, etc. 


4.7 - MENTALIZACION 

Es importante convencer a los jugadores que el empleo de las defensas en zona es consecuencia muchas veces de carencias defensivas de nivel técnico.  

La manera de vencerlas es atacándolas, y las armas son el tiro, el uso del drible para dividir o penetrar, y como consecuencia de esta acción las asistencias interiores o exteriores y las inversiones con el mismo propósito, además del empleo de conceptos de juego.

V - SISTEMAS

El Objetivo de la táctica es lograr la superioridad numérica en el punto vital y en el momento preciso.

La presencia de un hombre en ese punto vital y en ese momento preciso da por resultado una maniobra táctica invariablemente presidida por el éxito.  

Todo lo que atañe al vocablo táctica es de gran importancia no sólo en el mundo de los deportes colectivos.   

A través de los años la táctica ha tenido una evolución muy singular, siempre basada en dos ideas totalmente antagonistas, dos concepciones diferentes en cuanto a la filosofía del baloncesto.  

. La primera favorece aspectos defensivos del equipo: "lo importante es que el adversario no enceste".   

. La segunda totalmente opuesta, prima aspectos ofensivos del equipo: "la mejor defensa es un buen ataque".  

En relación con el concepto de "Sistema de juego", esta definición puede considerarse afortunada:   

"Colocación y situación en el terreno de las fuerzas, de los jugadores, en atención al cumplimiento de los problemas globalmente y de antemano definidos".  

El sistema de juego en si no puede asegurar el objetivo final, solo puede ofrecer ayuda.   

El sistema no da la solución a situaciones inesperadas presentadas en el juego. Eso más bien es tarea de la táctica. Así pues, el sistema es un marco dentro del cual existen amplias posibilidades para las muchas variaciones de las suposiciones tácticas.  

Otra visión es la que dice:   

"Un equipo de baloncesto es similar a cuando uno se tapa con una manta; si te cubres mucho la cabeza se te quedarán al descubierto los pies y si, por el contrario, te cubres los pies, se te quedará al descubierto la cabeza".  

Con esto queda patente las deficiencias que siempre pueden tener un sistema u otro, con lo cual es difícil enjuiciar la primacía de una táctica sobre otra:  

"La táctica no se ha de encerrar como un esquema, no puede quedar encasillada como un compartimento estanco, cerrada herméticamente; existen muchas variantes, que depende de muchos aspectos, jugadores, contrarios, período de la temporada, etc".  

El sistema de juego significa la disposición de las fuerzas en el campo.   

Ahora no debemos pensar en formas rígidas, donde la situación de los jugadores está también determinada por las reglas. La colocación de los jugadores es mecánica sólo al principio, más tarde deberá perder la rigidez y todos los jugadores procurar cumplir la tarea prescrita para cada uno por el sistema.  

Naturalmente sería erróneo pensar que el sistema de juego adjudica detalladamente las tareas de cada uno de los jugadores. No se trata de eso.  

La amplia gama de la individualidad de los jugadores, la relación de las fuerzas y las innumerables posibilidades del espacio y el tiempo no permiten que el sistema ofrezca una determinación exhaustiva en todos los detalles.  

Un adecuado sistema de juego ofrecerá sólo pautas generales para solucionar los problemas que se susciten en el juego.   

A unos jugadores se les adjudica, por ejemplo, la responsabilidad de los rebotes más que a otros a quienes se les asignan funciones de defensa del perímetro así como los habrá encargados de preparar los ataques y jugadores con función ejecutiva en lanzamientos desde 6,25.  

Tenemos que tener en cuenta, por tanto, todos estos valores como punto de partida para poder realizar una crítica con rigor sobre las aportaciones de los jugadores.   

5.1- CLASIFICACION

Los entrenadores pueden escoger entre diferentes fórmulas para atacar las defensas zonales.   

Un sistema de juego está compuesto de diversos conceptos y un equipo obtendrá sus mejores resultados si utiliza el mayor número de conceptos adecuados a las características técnicas de los jugadores.   

5.1.1 - Ataque por conceptos   

Los jugadores leen la defensa y aplican situaciones de ventaja.   

Pueden ser libres, lo que permite a los atacantes tener la libertad de movimientos sobre la base de la capacidad de reconocer las formaciones defensivas, o con normas donde los jugadores tienen definidas las opciones.


Ejemplo 1º


Ejemplo 2º

5.1.2 - Ataques organizados

Pueden ser con objetivos concretos o en continuidad con disposición bilateral. 

5.2 - SISTEMAS EN CONTINUIDAD 

Se sustentan en conceptos de juego establecidos y por ello poco abiertos a iniciativas y al desarrollo de conceptos complementarios. No obstante, los sistemas en continuidad proporcionan la oportunidad de jugar de forma organizada y pueden ser útiles en equipos con jugadores inmaduros.   

Este modelo de sistema se basa en el método de acción continua con actividad constante de los jugadores que ponen en acción los medios técnicos y estratégicos, y en el movimiento del balón de lado a lado de la cancha y de interior a exterior para encoger y desplazar la defensa.   

Un principio fundamental es que todos los jugadores tengan oportunidades y estos sistemas las ofrecen a todos los componentes del equipo.   

Los sistemas que se muestran a continuación tienen como característica común la adopción en continuidad de estos conceptos fundamentales y son útiles contra todo tipo de defensas zonales. 

5.2.1 - Shuffle Zone

El sistema Shuffle Zone mantiene los principios de juego en continuidad que hiciera famoso al otrora famoso Shuffle contra individual.   

Se exponen cuatro modelos diferentes en complejidad 


SHUFFLE ZONE
El objetivo de este sistema elemental es jugar Alto-Bajo con tres jugadores que alternan sus posiciones interiores y exteriores, mientras los dos jugadores exteriores juegan los conceptos de espacios, dividir, 1x1 etc. expuestos.


VARIANTE I
A diferencia del anterior sistema, esta variante juega con dos únicos jugadores Postes para alternar las posiciones Alto-Bajo y diferentes bloqueos al jugador Carretón 3.


VARIANTE II
Este sistema mantiene el concepto de ocupación de espacios respecto a la anterior variante.


VARIANTE III
En este sistema, la inversión del balón desde la base de un jugador interior permite un mayor número de conceptos con sobrecargas, triangulaciones y bloqueos directos, que enriquecen los anteriormente mostrados.

5.2.2 - Double Post Zone

PRINCIPIO BASICO  

Los sistemas DOUBLE POST mantienen el concepto de inversión del balón en continuidad.  

El objetivo de este original sistema es, además del tiro exterior, la alimentación a los dos postes que se ubican en la posición de poste bajo y medio.   

La ubicación del poste bajo junto a la línea de fondo permite extender la defensa zonal y abrir el espacio del poste medio para la ubicación de un segundo poste atacante.


SISTEMA
El posicionamiento en sobrecarga de los postes les permite alimentarse entre ellos en el momento en que a uno le llegue el balón.
Esta sobrecarga interior desajusta cualquier defensa teniendo presente que cuando el balón se posiciona en un lateral de la cancha la disposición defensiva es igual para todo tipo de defensa zonal.  
Además, la reacción defensiva congestionando el área interior permitirá tiros cómodos a los jugadores exteriores.  


VARIANTE I
Esta variante del DOUBLE POST sigue los mismos principios que el anterior con unas características muy novedosas que permiten atacar todo tipo de defensas en zona.
El sistema DOUBLE POST V-I se inicia desde la transición. 

© Copyright 2020 Entrecanastaycanasta.com